mayo 20, 2024
1234T
Real Madrid20193128105
Gran Canaria2513151770

Real Madrid

105

1234T
Real Madrid20193128105
Gran Canaria2513151770

70

Dreanland Gran Canaria

Real Madrid

105

-

70

Dreanland Gran Canaria

  • Q1
    20- 25
  • Q2
    19- 13
  • Q3
    31- 15
  • Q4
    28- 17

El Dreamland Gran Canaria se borra en la segunda mitad del partido para que el Real Madrid lo arrolle a placer.

No, hoy no tengo muchas palabras bonitas que decir. Ni siquiera me apetece sacar el látigo para fustigar a los nuestros. El partido de ayer del Dreamland Gran Canaria fue la conjunción perfecta de luces y sombras. Una primera mitad de luz con buen juego, criterio y lucha. Una segunda mitad de sombras, donde pasa lo de siempre, esa desconexión que conlleva la bajada de brazos del equipo y que hace que todo el trabajo anterior se diluya por el desagüe con rumbo a ninguna parte.

Y no quiero decir que el Real Madrid no hiciera un gran partido, no es mi intenciónquitarle mérito a los blancos. Son una apisonadora cuando las cosas le salen bien pero, sí puedo exigirle a mi equipo que compita porque si no lo hacen, nos convertimos en una marioneta de trapo en manos de nuestro rival. Cuando nos desconectamos del partido, cuando nos dejamos llevar, nos movemos al vaivén que dicta el contrario dejándole hacer y deshacer lo que le venga en gana. Fue eso lo que pasó ayer y el Real Madridaprovechó la desidia y la falta de competitividad de los claretianos para hacernos un knockoutde manual.

Quiero insistir en que este equipo no sabe gestionar el pelear un partido con un arbitraje mucho más que casero. Reconozcamos que la banda del pito tenía el silbato flojo para ver todo lo que hacía el Granca, lo que no hacía se lo inventaban, pero eran incapaces de ver unos pasos como una catedral o cualquier otra falta del equipo de casa. Así es como la intensidad y la lucha demostrada en la primera mitad se convirtieron en desacierto, falta de competitividad y una bajada de brazos en toda regla en la segunda parte. Así no, Granca, así no.

El problema de todo esto es que hemos entrado en una dinámica muy peligrosa. Todo lo bueno generado en los primeros 20 minutos, queda opacado por la imagen dada en el resto del tiempo y eso, queridos míos, es lo que se queda grabado en la retina de los aficionados. La apatía y la desmotivación hicieron mella en un equipo que estaba dándolo todo hasta ese momento.

La parte positiva que debemos resaltar

Hay que reconocer que el equipo salió a la pista como si de un tren de mercancías se tratase, dispuesto a arrollar a su rival. Y sí, es una parte positiva que hay que resaltar. Jaka Lakovic sorprendió a propios y extraños con un quinteto inicial más pequeñito de lo habitual, con la idea de sacar a Tavares de la pintura. Sea como fuere, funcionó. Tenemos que destacar el trabajo de unPelos que supo batallar en la pista. Brussino y Shurna ayudaron con una intensidad, tanto ofensiva como defensiva, digna de alabar. Albicy y Kljajic, supieron dirigir y crear espacios para que el equipo se moviera con facilidad, todo ello, complementado con una buena defensa.

La segunda unidad, o gran parte de ella, estuvieron a la altura de las circunstancias donde hay que resaltar el excelso trabajo de Bassas. Y sí, en general, la primera mitad fue muy positiva por parte de todo el equipo. Ahora bien, tuvimos también la cara y la cruz de la moneda. La cruz de la primera parte ha sido con diferencia Ethan Happ. No se puede salir a pista con esa falta de concentración y cometer 3 faltas tontas en tan poco tiempo. Repito, es verdad que Calatrava y compañía tenían el silbato fácil a favor de los blancos pero nuestro pívot se borró él solito del partido y eso, mis pequeños saltamontes, denota una falta de concentración increíble. Quizás no estaba preparado para una suplencia que lo pilló a contrapié pero siento decirlo, un profesional tiene que estar preparado para todo y, desgraciadamente, me recordó a aquél Happ de principio de temporada.

La cara es Roko Prkacin. Y aquí sí que voy a darle un tirón de orejas a Jaka. A mí me tienen que explicar despacito y con buena letra porqué ha sido condenado al ostracismo del banquillo y no se le han dado más oportunidades al jugador. Lo dije a principio de temporada y lo sostengo,  Roko daría mucho que hablar pero sin minutos en la pista, es imposible marcar las diferencias. El chaval no puede confiar más en su juego ni mejorar su defensa si ha sido relegado a agitar la toalla de Clipper la mayor parte de la temporada. Este ha sido para mí, abro paraguas, el único error grave de Jaka en el presente curso. Quizás, la película habría sido otra si se le hubiera ofrecido la oportunidad y la confianza suficientes para aportar e intentar desatascar un partido. Sabemos que nuestro coach es un tipo al que le gustan los roles y que cree en los galones, lo vimos con Mutaf la pasada temporada, pero a veces hay que optar por cosas diferentes. Ayer, el jugador dio la cara con creces y se manejó bastante bien a pesar de no jugar desde tiempos inmemoriales, allá por el pleistoceno. Por eso es la cara de esta moneda, donde Happ había perdido la concentración por no jugar de inicio, Prkacin puso toda las ganas y el pundonor posible para solventar la situación cuando no se ha contado con él. Mis dieces a su actitud.

Última oportunidad de dar la cara

Los nuestros tienen el viernes la última oportunidad de cambiar esa imagen generada en los últimos 17 minutos del partido de ayer. Antes de eso, dejemos claro que toda la temporada no ha sido la “casa de los horrores” que muchos nos quieren hacer creer. A pesar de sus carencias, y les juro por las bragas de Mafalda que son muchas, el equipo ha competido muy bien la mayor parte del tiempo y quien diga lo contrario, miente como un bellaco. Sí es cierto que los partidos en los que no han estado al nivel resaltan por lo abultado de los resultados o por la penosa imagen mostrada pero, no es menos cierto que sin las 20 victorias logradas, no estaríamos jugando estos playoffs. Es bueno recordar que estos jugadores se clasificaron, contra todo pronóstico, como cabezas de serie para la Copa. Quizás, la Eurocup fue más floja de lo que debería pero, créanme cuando les digo que la temporada no es ni la mitad de mala de los que algunos pretenden hacernos creer. Las cosas siempre hay que analizarlas en su justa medida.

Dicho esto, quiero una imagen de lucha, competitividad y entrega durante el próximo partido del viernes. Espero y deseo que los nuestros dejen en el vestuario la desidia, las bajadas de brazos, el rendirse sin condiciones o el dar la pelea por perdida antes del pitido final. Está claro que los claretianos tienen menos fe en sí mismo que un ateo en las religiones que se practican sobre la faz de la tierra, pero es precisamente eso lo que hay que cambiar y corregir a marchas forzadas. Ni debemos ni podemos acabar la temporada con este mal sabor de boca, donde el esfuerzo y el carácter brillan por su ausencia. Si hay que arrastrarse en la pista que sea por pelear un balón, si hay que llorar que sea porque nos han dejado emocionados con la batalla ofrecida en la cancha. Somos el Dreamland Gran Canaria y tenemos que dar un golpe sobre la mesa, hay que sacar las garras y el carácter que nos ha definido siempre como equipo. Recordar y apostar por el espíritu de aquellos jugadores que hicieron de este Club lo que es hoy en día,de aquellos que se dejaron la piel y el alma en la pista sin dudarlo ni por un momento. Es la hora de plantar cara o morir en el intento y, sobre todo, crear un nuevo recuerdo en la memoria que nos haga olvidar que, cualquier tiempo pasado fue mejor.

Ficha técnica:

105 – Real Madrid (27+19+31+28): Campazzo (5), Abalde (5), Musa (26), Yabusele (10), Tavares (7), -cinco inicial-, Poirier (16), Llull (13), Hezonja (10), Sergio Rodríguez (3), Ndiaye (6), Causeur (4) y Rudy Fernández (-).

70 – Dreamland Gran Canaria (25+13+15+17): Albicy (-), Pelos (9), Brussino (3), Shurna (12), Kljajic (-) -cinco inicial-, Happ (10), A.J. Slaughter (5), Bassas (6), Lammers (8), Landesberg (4), Salvó (9), Prkacin (4).

Foto obtenida de la página web del Dreamland Gran Canaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *