abril 15, 2024
1234T
Valladolid172582390
Cáceres2213191986

UEMC Real Valladolid Baloncesto

90

1234T
Valladolid172582390
Cáceres2213191986

86

Cáceres Patrimonio de la Humanidad

UEMC Real Valladolid Baloncesto

90

-

86

Cáceres Patrimonio de la Humanidad

  • Q1
    17- 22
  • Q2
    25- 13
  • Q3
    8- 19
  • Q4
    23- 19
  • Pr1
    17- 13

Cáceres Patrimonio de la Humanidad cae de 4 puntos tras la prórroga ante un correoso y “suertudo” UEMC Real Valladolid Baloncesto con un marcador final de 90 – 86 en un mítico Pabellón Pisuerga, y con un Jan Pantzar estratosférico.

En una crónica normal se diría que ha sido un partido vistoso, donde las diferencias han ido de un lado y de otro. Con un primer cuarto donde los cacereños salen un tanto dubitativos y les cuesta arrancar. De hecho, la única canasta en los tres primeros minutos por parte de los cacereños es un triple de Kenny Hasbrouck. Pero el desarrollo del cuarto, incluyendo una hermosa bronca de Roberto Blanco sobre Ly “verso libre” Bracey, nos podía hacer soñar en sacar fruto del partido pues el desenlace del cuarto caía del lado verdinegro por 17 – 22.

Pero los chicos de Roberto vuelven a cometer los errores o pájaras a lo que nos tienen acostumbrados y recibe en el segundo cuarto un parcial de 13 – 0, con cinco minutos sin anotación que nos vuelve a hacer esfuerzos sobrehumanos para conseguir volver a meternos en el partido. Y esta vez sí se vuelve a conseguir porque aunque al descanso se llega con un 42 – 35 para los locales. Donde el exquisito Jan Pantzar consigue 21 puntos.

Y cuando eso pasa en un partido o el tío es un Superman o algo se está haciendo mal.

Y sin embargo ese esfuerzo sobre humano tuvo su recompensa en el tercer cuarto pues Cáceres Patrimonio de la Humanidad consigue dejar en 8 puntos a los locales. Dejando el parcial del cuarto en 8 – 19 y yéndonos a jugar el último cuarto con 4 puntos de ventaja en un total de 50 – 54.

El último cuarto muestra a un Cáceres que cree saber controlar el juego yendo casi todo el cuarto por delante, con un Valladolid muy acertado que se va acercando poco a poco, hasta que, en un error infantil del Cáceres, los vallisoletanos consiguen un triple y falta personal que nos hace estar abocados a una prórroga.

Prórroga que, como ha dicho el técnico placentino, ha sido un quiero y no puedo y acaba con el triunfo merecido, árbitros aparte, de UEMC Real Valladolid Baloncesto.

Y nos expresamos con “árbitros aparte” apoyando en nuestra sección Basket Pasión Cáceres del diferente sistema que sistemáticamente se usa en función de qué equipo esté en la cancha o quién tenga la “pelotita”.

Quizás habría que ver por qué a un “zorro viejo” Kostas Vasileiadis no pitan personales cuando éste tiene balón o inicia una jugada y cuando es al revés, un simple roce , en juego de contacto, ya es atacado con una personal. Ahí lo dejo.

Todo esto se podía decir como una crónica un poco lógica del partido de ayer entre dos míticos ACB como Cáceres y Valladolid. Pero nos quedaríamos cortos si no mentamos al romanticismo por lo ocurrido ayer en el Pabellón Pisuerga donde solo nos faltó la victoria.

Porque el Pisuerga no es pabellón ACB. El Pisuerga es pabellón Europa. Y ayer se demostró en ese parquet a dos metros del río Pisuerga.

Quizás tres mil o cuatro mil asientos ocupados por esas personas que no necesitaban entrar en calor, pues la calefacción del pabellón hacía sus efectos. Un “speaker” al borde de la exaltación que gritaba a su afición un título de una canción de David Bisbal (Ruido) y que un público efervescente ejecutaba las órdenes del speaker.

Y quizás el broche de la magia, la guinda del pastel fue el momento que sonó una versión más movida de la conocida canción de Neil Diamond, Sweet Caroline, y todo un maravilloso público puso luz en el Pisuerga con sus propios móviles, haciendo del momento la mejor sinfonía, el mejor tango jamás lucido en un pabellón.

Más imágenes (Fotos Burgos)

Eso es deporte. Eso es magia. Eso es baloncesto, donde solo nos faltó la victoria.

Y Cáceres ya suena a otra cosa, Cáceres ya convence. Cáceres es una familia donde si Ly es el verso libre, Kostas es el soneto y Roberto es el poeta. Con el resto como pareados, tercetos, cuartetos o redondillas, van dando forma a la magia en Extremadura.

Fotos Burgos

Ficha técnica:

UEMC Real Valladolid Baloncesto: Gantt 11, Torres 2, Martín 0, Puidet 16, Kasonga 8, Pantzar 38, Kovacevic 5, De la Fuente 1, Kuiper 7, Mazaira 0, Belemene 2.

Cáceres Patrimonio de la Humanidad: Lafuente 0, Bercy 18, Cepukaitis 9, Olaizola 3, Sánchez 11, Rodríguez 7, Bracey 6, Toledo 1, Hasbrouck 15, Vasiliadis 16.

Parciales: 17-22, 25-13, 8-19, 23-19, 17-13

Rueda de prensa de Roberto Blanco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *