El peligro del cuádruple empate

0

Así está el Grupo A o lo que es lo mismo, el grupo de nuestra selección. Y con Turquía amenazando con irse por supuestas agresiones que sufrió en su último partido y porque corrieron 22 segundos de un tiempo que debía estar parado.

Y ahora, es decir, mañana día 6 a las 16:15 será parte de un “seguimos o nos vamos” y ese dilema será en función del resultado que obtengamos contra Montenegro. Pues la otra parte será el miércoles a las 13:30 contra Turquía (eso si sigue en el campeonato).

Nos toca ganar o ganar, porque cualquiera otra cábala en el que no vamos a entrar nos dejaría fuera y sería un esperpéntico temprano regreso a casa. Las dudas están en el aire y de eso no hay duda, valga la redundancia.

Montenegro se deja la victoria con Turquía, y le gana a Bélgica y Bulgaria. Colocada en primer lugar en este cuádruple empate.

En su último partido contra Bulgaria, el montenegrino Vladimir Mihailovic consiguió anotar 23 puntos, aunque se quedó sin ser el máximo anotador del partido (honor para Sasha Venzekov). Destacaron también entre los ganadores Bojan Dubljevic que consiguió 17 puntos y 9 rebotes; y Nemanja Radovic con 16 puntos y 7 rebotes. Entre los tres se valieron para barrer de la pista a Bulgaria.

España y Montenegro están muy a la par en tanto por ciento tanto en tiro de dos como en tiro de tres. Y lo que parece curioso que uno de los puntos fatídicos de la selección de Scariolo es el rebote, pero es esta faceta donde Montenegro desaparece por la cola de las estadísticas.

Pero después están esos intangibles que España no domina. Concentración que se ha demostrado que pierde en los momentos más críticos. Intensidad o ganas de comerse el mundo, es otro de los fallos de nuestra selección.

Lo que pueda pasar estos dos días no es de buenos augurios, aunque cierto es que los partidos ni se ganan ni se pierden antes de jugarlos. Y quedan 80 críticos minutos que dirimirán la dirección que tomará la selección española.

Una selección como la nuestra de “no líderes” necesita que alguien coja esa batuta y empiece a entonar y a mandar entonar a sus compañeros cualquier sinfonía que quieran ejecutar, pero con mucha intensidad, concentración y sobre todo con mucha fe.

Y también estaremos atentos a lo que ocurra con el partido Bélgica contra Turquía que se juega horas antes que el nuestro. Partido difícil de opinar en su resultado pues es difícil saber qué sería mejor para los de Scariolo.

Imagen de la web de DAZN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *