El sábado el local es el Betis Baloncesto

0

Nos encontramos ya en el desenlace de la temporada regular en la liga ACB, y dentro de un par de días el pabellón San Pablo acogerá un duelo de carácter decisivo para evitar el descenso entre el Real Betis Baloncesto y el Covirán Fundación CB Granada (20:45).

Encuentro para el que la directiva del club verdiblanco, después de enviar a su adversario granadino las 300 entradas preceptivas para duelos de rivalidad andaluza -según lo acordado con la ACB-, ha decidido que los billetes de acceso para el partido únicamente puedan ser adquiridos por los socios del Real Betis Balompié y sus respectivas secciones, al módico precio de 3 euros. Lo que ha creado una buena dosis de polémica entre la afición del Covirán, que preparaba un desplazamiento masivo a Sevilla para animar a su equipo.

Lo cierto es que, comprendiendo la indignación de los hinchas granadinos, y entendiendo que el hecho de no vender entradas al público en general no es una práctica precisamente habitual, conviene recordar un par de cosas.

De una parte, el partido de este sábado tiene carácter de final -sobre todo si gana el Betis, que permanecería ya un año más en la ACB- pero NO es una final en el sentido de que no hay obligación alguna de que ambos equipos deban tener una cantidad preceptiva de entradas más allá de las acordadas previamente -es decir, las 300 antes mencionadas-, sea de palabra o de forma escrita. Es decir, el partido del sábado tiene, a efectos organizativos, un equipo local. Y ese local no es otro que el Real Betis Baloncesto, que es quien juega en casa.

Y de otra, como organizador del evento que es, el Real Betis Baloncesto tiene el derecho de distribuir las entradas como estime oportuno -ganar más o menos dinero con las mismas es algo que solo incumbe al propio Betis- y también el derecho -casi obligación, diría yo- de hacer todo lo que esté en su mano para que el ambiente sea lo más favorable posible para llevar en volandas a su equipo, los chicos de Luis Casimiro, en un partido que, repetimos, es, deportivamente hablando, a vida o muerte ante el rival más directo posible. Exactamente igual que si hubiese ocurrido el caso contrario.

Porque a todos aquellos aficionados granadinos que, de forma totalmente comprensible, se están quejando por lo sucedido, les hago la siguiente pregunta: si su equipo se jugase la temporada en casa ante un rival -sea el que sea- que “amenaza” con llenar el Palacio de Deportes de Granada de aficionados propios y el Covirán les facilitase la “invasión”, ¿qué pensarían de la directiva? Seguro que nueve de cada diez, con toda la lógica del mundo, dirían que sería una soberana estupidez… y ese décimo seguro que también lo pensaría pero no lo diría por vergüenza.

En definitiva, sintiéndolo mucho por la tremendamente fiel y maravillosa afición del Covirán Fundación CB Granada la actitud para con las entradas de la directiva del Real Betis Baloncesto es totalmente adecuada, comprensible y respetable teniendo en cuenta todo lo anteriormente comentado. Y a los que comentan que San Pablo se va a quedar semivacío -que los hay-, debo informarles de que la entidad de las trece barras ha comunicado que todas las entradas ya se han agotado. Y es que la afición en general del Betis -Real Betis Balompié y secciones- siempre acude en masa cuando se le necesita.

Es decir, que San Pablo se llenará a reventar, y que el mundo del baloncesto tenga por seguro que pasado mañana el coso ubicado en la calle Doctor Laffon Soto presentará el mejor de los ambientes posibles, pleno de camisetas, banderas y bufandas verdiblancas en las gradas, y con los 300 valientes granadinos que, aunque sean pocos, darán a esta gran batalla deportiva un color muy especial. Y, a partir de aquí, que gane el mejor, quien más lo merezca.

(IMAGEN DE PORTADA: PABELLÓN SAN PABLO CASI A REBOSAR, EN UN PARTIDO DEL REAL BETIS BALONCESTO. DERECHOS DE J. LÓPEZ/ESTADIO DEPORTIVO)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *