El Cáceres Patrimonio de la Humanidad llega a un acuerdo con el polivalente ala-pívot Kevin Richard Bercy y firma por echar de la zona a cualquier jugador rival que quiera entrar en ella en la temporada que va a comenzar en breve.

El acuerdo es oficial y junto a otro pívot, cuya contratación está avanzada, completaría la plantilla disponible para “oler a ascenso” en la próxima temporada.

Curioso y seguro es que al leer el nombre completo del jugador alguien haya recordado al mítico base americano del antiguo Cáceres, que nos deleitó con su juego durante una temporada. Nada tienen en común ni consanguíneo ni semejanza en el juego pues uno era base y este es un jugador interior.

Canadiense de nacimiento con pasaporte haitiano, es un jugador formado en la Universidad de St. Francis Xavier, donde consiguió ser uno de los mejores universitarios de Cánada, donde en su última temporada promedió 16,7 puntos, 9,1 rebotes, con unos porcentajes de tiro de 54% y 79% de tiros libres.

Al no conseguir entrar en draft en 2018 firma con los Fraser Valley Bandits para tan solo jugar 11 partidos donde consiguió 7.9 puntos por encuentro.

Dio el salto al charco para aterrizar en 2018 en el Zornotza Saskibaloi Taldea. Equipo que milita en la LEB Plata, donde estuve durante dos temporadas.

Después firmó por Canoe, club mítico madrileño, para acabar dejando sus maletas la temporada pasada en el C. B. Almansa donde promedió 10 puntos, 6 rebotes y 11.5 e valoración.

Aunque se trata de un jugador bajo para la posición de pívot puede adaptarse a un 4 o un 5 debido a su fortaleza e intensidad. A sus 27 años se convierte en el noveno jugador que ficha el Cáceres Patrimonio de la Humanidad.

Su nuevo entrenador comenta de él: “Es un jugador que nos puede ayudar a hacer muchas variables defensivas y que en ataque puede seguir evolucionando su juego, creo que es una pieza fundamental para nosotros. Es capaz de defender a cualquier posición del juego prácticamente, y su primer pase uno por uno de cara muy rápido, así como la gran capacidad reboteadora”.

La tortilla del Cáceres Patrimonio de la Humanidad, esta sazonada, bien hecha y cocinada con gusto. Tan solo queda poner la salsa y servirla, y esto será cuando anuncien el fichaje del último jugador que será un pívot.

Y la afición ya empieza a rugir: ¡Augh, augh, augh… Cáceres!

Imagen cedida por el club

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *