1234T
Morón1914151866
Melilla ES1117201664

CB Starlabs Morón

66

1234T
Morón1914151866
Melilla ES1117201664

64

Melilla CAM Enrique Soler

CB Starlabs Morón

66

-

64

Melilla CAM Enrique Soler

  • Q1
    19- 11
  • Q2
    14- 17
  • Q3
    15- 20
  • Q4
    18- 16

Un partido intenso, trabado y que finalmente cayó del lado local por 66-64.

Frío, hacía mucho frío ayer en Morón. Una noche gélida típica de la campiña sevillana,que no invitaba a salir de casa o  entrar después de llegar de las obligaciones cotidianas. Ese ambiente invernal general ,no concordaba con el del Alameda, que pese a la jornada intersemanal, la hora y el clima presentaba un aspecto de partido grande, de partido vital, de último partido en casa del año . El encuentro tuvo todo lo que se necesita para que la temperatura subiese en el pabellón. Intensidad, emoción, polémica y lo más importante victoria local.

Congelando a Melilla

Salió el equipo morenense con la lección bien aprendida del anterior fecha, imprimiendo ritmo desde la primera posesión y ahogando a lo visitantes con una defensa bestial, no estaban dispuestos a que melilla tuviera fácil la entrada en calor y a fe mía que lo consiguieron. Tras unos primeros instantes de tanteo llegó el minuto de gloria del CB Morón. Triple de Javi Marín, triple de Parejo, canastón de Lio que roba el balón y se lo da al capitán para que anote desde el parking del pabellón poniendo un 17-4 en el marcador que obligaba a los melillenses a pedir tiempo muerto y reordenar ideas. El minuto de reflexión, más la entrada en pista de Luis García dan los frutos esperados, si bien los visitantes seguían con enormes problemas para anotar, al menos consiguen parar el ritmo de los locales y minimizar los daños al final de los primeros diez minutos sólo con 8 puntos de desventaja 19-11. Ese margen y el ritmo del equipo daban esperanzas para tener un partido tranquilo,pero nada más lejos de lo que sucedería a partir de ahí.

Segundo de poder a poder

Melilla como hemos dicho es un equipo correoso, que no da su brazo a torcer con facilidad y esta vez no iba a ser menos. Los colegiales llevaron el partido al barro, subiendo la intensidad defensiva y aumentando sustancialmente el contacto físico, como para probar cual era el listón que les iban a permitir los colegiados, pues ese listón se fue a las nubes. Obviamente los locales no supieron adaptarse a esa circunstancia, comenzaron a sufrir en ataque volviendo a obcecarse en el tiro de tres y como era de esperar de nuevo sin acierto. La gran diferencia en esta ocasión, es que los chicos de Santaella seguían bajando el culo atrás logrando que la producción ofensiva de los rivales no les dejase fuera del encuentro. El desarrollo de este cuarto marcaría la tónica general para la segunda mitad y empezaba a poner el nerviosismo en los aficionados locales con un 33-28 al descanso que dejaba todo en el aire.

“Pavrette Time”vs “Splash Brothers”

El tercer periodo fue el choque de dos estilos antagónicos de baloncesto, el de los locales jugando posiciones interiores para sacar ventaja de la superioridad física de Nico Pavrette y el de los visitantes jugándose sus posibilidades al triple con un Castillo y un Herrera transformados en Curry y Thompson en su prime. La batalla estilística estaba siendo ganada por el CB Morón que conseguía imponer su defensa y que veía en ataque como Pavrette era un factor diferencial ante el cual nada podían hacer los visitantes. Gracias a ello los sevillanos abrieron una brecha de 8 puntos a falta de 3 minutos, que como estaba siendo el partido se podía considerar como una ventaja cómoda para afrontar el final del encuentro con garantías suficientes de dejar la victoria en casa pero… los árbitros, en especial uno de ellos, decidieron que ellos también querían su cuota de protagonismo, teniendo a Jiménez como artista invitado. Trás un canastón del alero de Coín, este reclama falta ( que posiblemente existiera)  en la siguiente acción de ataque local José Alberto, saca levemente el codo y es sancionado con un ataque, por cierto la cuarta que se le pitaba a los locales en este periodo, ante las protestas de “Coino” se le pita una técnica y sin solución de continuidad la segunda, con la cual el jugador local terminó el partido en el vestuario. Este lío fue aprovechado por los visitantes para empatar el partido a 48 trás el sonido de la bocina que nos llevaba al periodo definitivo.

Delirium Tremens

El último periodo fue una continuidad del tercero en cuanto a planteamiento de juego. Seguían las defensas por encima de los ataques , mucho contacto, mucho barullo y mucha permisividad arbitral para ambas partes. La igualdad era la reina en estos momentos, cada canasta era contestada con otra, cada pequeña ventaja era enjuagada casi de inmediato y cada punto era un tesoro difícil de encontrar. Con este panorama se llegó al minuto final con  empate a 64 , con el fantasma de la prórroga sobrevolando el Alameda y con un señor vendiendo desfibriladores en la entrada. Ese minuto fue una auténtica locura, parecía que nadie quería ganar el partido en el tiempo reglamentario el Cb Morón dispuso de tres ataques consecutivos que no supo materializar, en el último de estos tres, el rebote sale largo y tras una serie de palmeos recae en las manos de Ndiaye que sale como alma que lleva el diablo hacia el aro local con la intención de finiquitar el encuentro. En su carrera hacia la canasta se olvida que hay jugadores rivales y arrolla a Javi Marin, falta en ataque ( quien sabe si compensatoria por las anteriores) quedan 17 segundos tiempo muerto y el pabellón contiene la respiración. Saque en pista delantera, el balón en manos de Javi Marín, Franger Pirela no le deja ni un centímetro para maniobrar, el gaditano por fin encuentra un resquicio y haciendo un escorzo consigue lanzar al límite de la posesión. La pelota vuela todas las miradas concentradas en ella toca el aro y sale, el over time parecía asegurado… pero de la nada aparece el otro Martín, Pablo, que se cuela entre todos los jugadores propios y extraños para palmear el balón y dejarlo en la cesta a falta de una décima, desatando la alegría en un pabellón desatado. 66-64, la octava estaba en el zurrón gracias a un héroe inesperado, el Gran Pablo Martín.

Ahora la plantilla del CB Starlabs Morón tendrá 10 días de descanso de la competición antes de afrontar un nuevo derbi andaluz el día 30 contra Udea Algeciras. Por mi parte nada más sólo desearles unas felices pascuas y que Papa Noel se porte bien y les traiga muchos regalitos. Disfruten y sean felices que estas fechas lo merecen. ¡Hasta pronto!

Ficha Técnica

Parciales: 1Q:19-11 2Q ;14-17 3Q: 15-20 4Q: 18-16

Imágenes: Antonio R. Ramírez/ Feb baloncesto en vivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *