mayo 29, 2024
1234T
Obradoiro2214171972
Gran Canaria2414202381

Monbus Obradoiro

72

1234T
Obradoiro2214171972
Gran Canaria2414202381

81

Dreamland Gran Canaria

Monbus Obradoiro

72

-

81

Dreamland Gran Canaria

  • Q1
    22- 24
  • Q2
    14- 14
  • Q3
    17- 20
  • Q4
    19- 23

El Dreamland Gran Canaria se hace con una trabajada victoria ante un Monbus Obradoiro que no termina de arrancar.

Ojalá todos los partidos de baloncesto fueran siempre bonitos, una oda a este deporte, lo que viene siendo el llamado “Baloncesto Champagne”. Básicamente, el partido en Fontes do Sar contra el Mobus Obradoiro, fue todo lo contrario. Un partido trabado, con muchos fallos por parte de los dos equipos y con una animadversión especial del Dreamland Gran Canaria con los tiros libres. Ojo a esto porque el tema de los tiros libres de los claretianos necesita una crónica por sí misma. Lo he comentado muchas veces con algunos amigos del graderío patrio, tengo la sensación de que cada vez que fichamos a algún jugador, en su contrato pone el porcentaje a fallar de tiros libres. Si no fuera así, no me explico ese irrisorio porcentaje de los insulares. En el partido de ayer, se dejaron 10 puntos en tiros libres acertando sólo un exiguo 56%. Ahora en serio, no es posible que algo tan simple como un tiro libre, se convierta en un verdadero calvario para los insulares. Nos quejamos muchas veces de que no nos pitan las faltas pero terminas pensando ¿para qué?, no vamos a meter ni miedo desde la línea de libres.

Dicho todo esto, el partido arrancó con Happ, de nuevo excelso, abriendo el electrónico y ganándole la partida a Pustovyi, ya les aviso que no fue la única vez. Aún con estas, los de Moncho Fernández no se arrugaron y comenzó un vaivén de canastas en ambos lados de la pista con pérdidas absurdas por parte de los dos equipos. El Monbus estaba mucho más acertado ante la espesura de ideas del Granca hasta que AJ Slaughter, Pelos y Bassas, sacaron la artillería pesada para dejar a los suyos por delante en el primer cuarto (22-24).

En el segundo cuarto, los claretianos salieron a pista con una caraja importante aunque no mucho mayor que la de los gallegos. Ellos, por un problema de acierto a canasta y nosotros, por una empanada mental de las que hacen época. Lo cierto es que habían pasado 3 minutos y el marcador seguía igual que al inicio del cuarto. Happ volvía a hacerse el rey de la pintura pero el atasco en ambos conjuntos era descomunal.

Aún así, Kovliar conseguía impulsar a los suyos aunque la respuesta canaria no se hizo esperar. Ni con estas podían los dos conjuntos aumentar mucho la anotación. Fue un cuarto marcado por las pérdidas, los fallos incomprensibles y los tiros imposibles. La igualdad seguía reinando en el feudo gallego y, la baja anotación (14-14), dejó un marcador similar al del primer cuarto (36-38).

Un quiero y no puedo

La vuelta de vestuarios le dio un poco más de color al partido. Los de Jaka Lakovic querían romper el encuentro bajo la dirección de Albicy pero Howard primero y Mendoza después, impedían a los insulares alejarse en el electrónico. Cada vez que los canarios intentaban distanciarse, los gallegos truncaban todas sus opciones. Era un quiero y no puedo en toda regla. En la última recta del cuarto, nuestro mayor director de orquesta, Albicy, decidió que ya tenía suficiente y comenzó a generar para que tanto Brussino como Slaughter, pusieran algo de distancia en el electrónico (53-58).

Dreamland “pico y pala” Gran Canaria

Salieron lo insulares con ganas de rematar la faena en el Fontes do Sar y sacando a relucir su acierto en el tiro exterior por mediación de Bassas y Slaughter. Los claretianos no querían sorpresas pero los de Moncho Fernández no bajaban los brazos porque les iba la vida en ello. El conjunto gallego, condicionado por las últimas derrotas, quería la victoria en su feudo y ponía todo su empeño, pero es muy difícil cuando Happ tiene el día. El pívot insular hacía daño en cada oportunidad y Salvó lo acompañaba pillando los rebotes necesarios. El Granca se puso el mono de trabajo y a base de pico y pala conseguía llevarse una victoria que los mantiene en la cuarta plaza de clasificación y empatados con todo un Barcelona (72-81).

Por eso, los feos también cuentan

Tal y como decía al principio, no fue un partido bonito. Realmente, fue horroroso pero qué quieren que les diga, ganar los partidos feos, también cuenta. Quizás habría que recordar que este tipo de partidos se perdían antes. Siempre nos faltaba un punto de energía para llevarnos la victoria y nos lastraban sobre manera esos encuentros perdidos. A día de hoy, en un partido con más sombras que luces, el Granca ha sabido sobreponerse y tener la paciencia necesaria para cosechar una buena victoria. Podemos criticar lo que queramos al equipo pero es indudable que, cuando esta escuadra se pone el mono de trabajo, no suele fallar. Dónde antes siempre nos salía cruz, ahora nos sale cara gracias al sacrificio de los nuestros. Y, seamos sinceros, estas victorias son importantes. Estos partidos “trampa” ante un rival que, a priori, es inferior pero que se está jugando la vida y saca las fuerzas de donde no hay, son difíciles de ganar. Entiendo que para los nuestros ha sido un partido mentalmente agotador, pero el esfuerzo realizado ha merecido la pena y ha tenido una recompensa que vale su peso en oro.

Ethan Happ, el dios de la pintura

No quería terminar esta crónica sin poner en valor el trabajo que está haciendo Ethan Happ para los nuestros. Si a la mayoría de la afición claretiana le llegan a decir en octubre, que el buenazo de Ethan iba a ser un pívot determinante en el equipo, aún estaríamos oyendo las carcajadas. Al chico le costó pillar el sistema y el ritmo. Tal y como ya explicó Lakovic en su momento, adaptarse al sistema no fue fácil para él, ni tampoco jugar más de un partido a la semana. El tiempo, la paciencia y el buen hacer del staff técnico del Granca, han conseguido que Happ se haya convertido en el dueño y señor de la pintura. Sus números de ayer vuelven a ser oro molido. Con 7/8 en tiros de dos, 5/6 en tiros libres (ojito a esto porque va mejorando en esta faceta) y lo más importante 4 rebotes, 4 asistencias, 2 tapones y 3 robos para un 30 de valoración, son la señal más clara de la adaptación que ha tenido al equipo y al sistema. No cabe duda que fichamos a un jugadorazo y que, con la paciencia y la ayuda necesaria, se ha convertido en indispensable para los intereses del equipo, el trabajo está dando sus frutos y lo está demostrando con creces. Me alegro muchísimo por el buenazo de Ethan. Atrás queda esa imagen de sus primeros partidos donde parecía que estaba mentalmente fuera y no le salía nada. Estos son los resultados de un trabajo muy meritorio por parte del jugador y su cuerpo técnico.

Dicho esto, toca irse de gira a Podgorica (Montenegro) para disputar un complicado partido de Eurocup ante un Buducnost Voli que se está jugando la inclusión a los playoff. Fácil no es la palabra que defina este encuentro pero nunca hay un partido sencillo, por mucho que lo parezca.

72 – Monbus Obradoiro (22+14+17+19): Kovliar (13), Jordan Howard (15), Mendoza (19), Tinkle (6) y Pustovyi (5) –equipo titular- Zurbriggen (4), Thomas Scrubb, Blazevic (6), Guerrero (2) y Suárez (2).

81 – Dreamland Gran Canaria (24+14+20+23): Albicy (4), Brussino (10), Kjajic (4), Shurna (6) y Happ (19) -equipo titular- Slaughter (19), Bassas (4), Gegic (-), Prkacin (-), Salvó (9), Pelos (4) y Lammers (2).

Árbitros: Martín Caballero, Javier Torres y Rubén Sánchez Mohedas. Sin eliminados.

Foto obtenida de la cuenta de Twitter X del Dreamland Gran Canaria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *