mayo 29, 2024

Mil razones para sonreír

0

Aún recuerdo cuando hace poco más de un año, cuando Basket Pasión, recién parido asomaba la manita a un mundo nuevo, Álvaro Blanco, persona vital y brutal en la web, me espetaba: Javi, ¿por qué no creamos un perfil de twitter? Y yo, “indocto” en algunas materias de la tecnología actual, le respondía de forma afirmativa haciéndole notar mi nulidad en el tema.

Él, jovenzuelo, ávido de ganas de comerse el mundo lo creo. Y realmente él ha sido el mayor responsable del destino de esa red social en lo que a Basket Pasión se refiere.

Año y mes y pico después nos levantamos en un día caluroso de julio ojeando ese perfil, que acaba de entrar en su mayoría de edad, notando que los amigos de Basket Pasión en twitter ya se cuentan en números de cuatro cifras. O lo que es lo mismo, hemos alcanzado 1000 seguidores.

Impensable hace meses. Increíble hoy.

Además recuerdo que a principio de este caluroso mes de julio, ese mismo luchador, Álvaro, viendo que rondábamos casi 900 de esos visitantes que marcaban un “seguir”, espetaba en un grupo común de grandes personas, que a ver si hubiera suerte y a final de verano conseguir esa mágica cifra.

Y yo que soy de recoger guates, reto y poseedor de una cabeza, todavía útil en algunos, entendía que ya el aumento en estas lides no era aritmético, retaba al chico a jugarse una cena a que lo conseguíamos a final de mes.

¡Voilà! 21 de julio de 2023, 10 días de terminar el mes, el objetivo se ha superado.

Trabajo arduo, por supuesto el de Álvaro. Pero sería un pecado sin perdón terrestre no acordarse de otros que están ahí a diario, o que han estado dando el callo. Raúl y Gema también andan por ahí echando un cable. Dyrma y Nerea han pasado su tiempo con la red del pájaro azul. Y quizás se me olvide alguien más.

Y por qué no acordarme de la otra red importante, Instagram y de esos curtidos a base de horas, otrora novatos, José Yus y Verena, con su increíble esfuerzo, aunque el resultado sea menor en seguidores, pero con un alcance brutal, inesperado. Alcance que en los últimos.

Y por supuesto reconocer el esfuerzo y el trabajo de todos esos locos colaboradores que decidieron pertenecer a este proyecto a sabiendas de que el intercambio económico en Basket Pasión era cero. A todos ellos les invito a que, desde el lugar donde se hallen, abran una botella de champange y brinden, porque lo alcanzado hoy es histórico.

Además, para comprender el alcance del trabajo que se hace, ayer se pusieron en contacto con nosotros desde Senegal. Además de las muchas historias que comentamos en los artículos o entre nosotros mismos no dando credulidad a las mismas por cogernos de sorpresa.

No sé cuál será el devenir de este proyecto, pero si alguien piensa que el verano que viene tengamos dos mil seguidores, acertará. Pero se quedará muy corto.

Y si no, al tiempo.

Felicidades a todos los que pertenecen a Basket Pasión y a todos en el que algún momento, corto o largo, han sido parte de este proyecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *