mayo 18, 2024

Udea aspira a celebrar, junto a su afición en un pabellón a rebosar, la nueva costumbre de ganar partidos.

Jornada 19, y como viene siendo habitual para Udea, clave en el devenir de su particular historia en esta accidentada liga 2023/24.

Le visita el Fundación Globalcaja La Roda, quienes desde comienzos de diciembre se han convertido en un equipo muy solvente con los rivales de la zona baja de la tabla. Espera, sin duda, salvarse también de la quema junto a Udea, por lo que, para ellos, este también es un partido equiparable casi a una final.

Venían de lograr 3 victorias consecutivas, hito que espera conseguir el equipo algecireño en esta semana, y solo se vio truncada su racha por la visita de un Morón que con 6 seguidas es el equipo más en forma de toda la categoría.

Tienen carencias evidentes,  que a buen seguro el equipo técnico udeísta, liderado por un Miki Ortega que ha instaurado un sistema de scouting (como no podía ser menos en una liga de esta categoría) y unos entrenamientos que varían y se adaptan al partido que haya , llevaran días tratando de desgranar para hacerles daño donde más les pueda doler, pero La Roda es un conjunto que conoce su perfil, su límite y tiene claro el equipo que es, y por eso los partidos que para ellos son “ganables” suelen acabar con resultados positivos.

Pero Udea no tiene la menor intención de soltar lo que por primera vez ha logrado agarrar.

Y esto no es otra cosa que concatenar victorias sin que a priori de la sensación que alguien les pueda bajar de la nube, al menos nadie que no sean los 3 o 4 equipos más dominantes de la temporada. Quitando a ese grupito escapado, los demás todos son equipos a los que este Udea les puede plantar cara. A poco que el nuevo americano, Wayne Arnold, comience el partido entonado podemos asistir a un verdadero recital, y si a ello le añadimos una pizca de dominio de Sami, un poco de espectáculo de Jere Vucicay lo coronamos con una reducción de Orrit que le de intensidad y todo lo regamos con una defensa gran reserva de esa que se vio en el último cuarto en Huelva, donde las ayudas eran casi automáticas y donde el sacrifico para un rebote en común era absoluto, nos puede quedar un menú digno de una boda de marqueses.

No se escaparía la victoria si legamos a servir el Sábado a las 19:00 en Dr. Juan Carlos Mateo. Solo nos queda esperar que acudan muchos invitados, tantos que no quepan en las gradas. Salir de la parte baja de la tabla es una posibilidad real y realista y queremos que toda la ciudad sea testigo del enlace entre este equipo y la salvación. Aunque la consumación de este matrimonio tendrá que esperar aun unas semanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *