mayo 18, 2024

Si Shurna nos guía, nada nos falta

0
1234T
Gran Canaria2415283097
Andorra2819172892

Dreamland Gran Canaria

97

1234T
Gran Canaria2415283097
Andorra2819172892

92

Morabanc Andorra

Dreamland Gran Canaria

97

-

92

Morabanc Andorra

  • Q1
    24- 28
  • Q2
    15- 19
  • Q3
    28- 17
  • Q4
    30- 28

El de Illinois, con sus 16 puntos y 6 rebotes, fue uno de los faros ante un correoso MoraBanc Andorra, que puso a los insulares contra las cuerdas en más de una ocasión.

Este no ha sido de lejos el mejor partido del Dreamland Gran Canaria en el Arena. Aún así, la victoria se quedó en la isla gracias al tesón y el sacrificio de unos cuantos. Había tensión en el ambiente por la llegada a la isla de Montero tras su jugarreta al Club. Sonora pitada en su presentación, y cada vez que tocaba una bola, mientras su compañero Okoye recibía una ovación de la grada. Queda más que claro que el Gran Canaria Arena, no admira a los traidores y no perdona determinadas salidas de tono.

En las filas claretianas, Bassas fue baja de última hora por un esguince de tobillo y, por primera vez en la temporada, Jaka Lakovic convocó a Urbaniak aunque no jugara ni un solo segundo. No fue un mal inicio de partido de los insulares aunque el MoraBanc no iba a dar facilidades de ningún tipo. A cada canasta insular, respondían los andorranos. Eso sí, la defensa del Gran Canaria ni venía ni se le esperaba, facilitando los contrataques del equipo de Lezkano y adelantándolos en el marcador. Gracias a dos triples consecutivos de Salvó, quien tiró del carro ayer en más de una ocasión, las cosas no fueron a mayores 24-28.

El segundo cuarto contaba con el mismo guion que el primero pero con una pequeña diferencia, a la falta de defensa del Granca se le unía el poco acierto de cara a canasta. Ni siquiera entraban las bandejas fáciles. Y con esta pasividad, los andorranos aprovecharon cada segundo para ampliar distancias y marcar un ritmo que los insulares no podían seguir, 39-47.

Cuando Salvó nos salvó, llegó la resurrección de Brussino

La vuelta de vestuarios no mejoró mucho las condiciones del partido. Mientras Shurna y AJ Slaughter afinaban el tiro exterior, Pérez y Harding nos masacraban con un acierto descomunal. Y ahí apareció nuestro multiusos, el chico para todo del Granca que, lo mismo te limpia el balón frotando como si de la lámpara de Aladino se tratas, que te saca un 2+1 cuando tu equipo empezaba a agonizar.  Eso y que padre John decidió que la broma había durado suficiente, encestando dos triples consecutivos para poner la igualdad en el marcador. Cuando Shurna nos guía, nada nos falta. Eso sí, si hay algo que no debes permitir nunca es que el Granca resucite en casa porque te destroza y, eso queridos míos, fue lo que hicieron los isleños. Con un parcial loco de 20-5 pusieron a los suyos por arriba antes de enfrentarse a la traca final del partido, eso sí, con regalito de Conde en un 3+1 para Harding, 67-64.

El último cuarto fue el de la resurrección de Brussino. Bajo la inmejorable dirección de Albicy, que contó ayer con una minutada tremenda haciendo un partido descomunal, los canarios dieron un golpetazo sobre la mesa para apretar aún mas el partido. Los andorranos no tiraban la toalla y seguían a remolque de los claretianos, intentando minimizar el golpe. Cuando los visitantes parecía que podían presionar más, llegaron las dos jugadas de Happ que dejaron la victoria en la isla. Al final, triunfo de peso de los canarios en uno de sus peores partidos de la temporada, 97-92, y apuntalando un poquito más ese puesto para playoffs.

Sólo importaba ganar

Lo dije en la previa y lo sostengo. Me daba absolutamente igual jugar mal si nos alzábamos con la victoria. Este era uno de los partidos trampa de la temporada y, a pesar del mal juego, el Granca ha sabido solucionarlo. Está claro que no estamos llegando a la fase final del campeonato en las mejores condiciones pero, mientras consigamos solventar los partidos, no pienso decir ni mu. Bueno, realmente sí lo haré pero, con mucho más cariño. Shurna nos guio, Salvó nos salvó cuando más lo necesitábamos, Slaughter se puso el mono de trabajo cuando hizo falta, Brussino resucitó de su letargo pero, reconozcamos que sin Albicy bajo una dirección estelar, no somos nadie. El galo, a pesar de sus fallos en los tiros libres, es uno de los mejores bases de esta liga que, además, defiende como nadie. Con la baja de Bassas y el “empanamiento” de Landesberg, la minutada de ayer con esa intensidad del capitán insular, es digna de alabar. Comprometido al 200% con el equipo, Albicy se ha convertido en un referente de la marea amarilla, con sus luces y sus sombras pero siempre uno de los nuestros.

Conde y el baloncesto, no se llevan bien

Me he propuesto escribir todas las semanas un poquito sobre las actuaciones arbitrales. Ayer pude confirmar que Conde y el baloncesto, no se llevan bien. Un árbitro que es incapaz de reconocer un error flagrante en una revisión. Un árbitro que después de manifiestos errores, quiso compensar al equipo de casa para después, volver a compensar al rival. No es un árbitro malo el que se equivoca en un momento determinado, lo es el que intenta compensar ese error creando otros y beneficiando a uno de los dos equipos. Y ya, eres el más pésimo de todos, si intentas arreglar ese beneficio con más errores. En resumen, malo para ambos pero, sobre todo, malo para el baloncesto. 

La fiesta fue más fiesta con Jaycee

Estamos celebrando el sesenta aniversario del Gran Canaria por todo lo alto, trayendo a casa a recibir su merecido reconocimiento a grandes estrellas del Club. Ayer le tocó a un jugador que dejó en la isla un sabor espectacular. La afición claretiana no adora a cualquiera. Por eso, el amor de los canarios por nuestro Jaycee Carroll, perdurará en el tiempo. El de Wyoming aterrizó en la isla de la mano de Himar Ojeda, después de militar una temporada en el Teramo italiano. Un desconocido que rompió todos los esquemas y destrozó a más de un equipo con sus triples imposibles. Jugador implicado con estos colores y este club, agradecido de que fuéramos nosotros los que le pusiéramos en el foco europeo. Su arraigo con la isla es innegable, de hecho, una de sus hijas nació aquí. Se pueden decir mil cosas de Carroll y todas buenas pero siempre hay que destacar su humildad y, sobre todo, el cariño que muestra a los que le dieron la oportunidad y el amor para lograr su sueño. Uno de los grandes que fue santo y seña de esta casa y esta afición. Cualquier reconocimiento es poco para todo lo que nos dio.

Y la nota discordante la puso el que menos tenía que hacerlo

No estaba el horno para bollos en el Arena con la llegada de Montero. La afición, mucho más que enfadada con el jugador, pitó en cada ocasión que el dominicano tenía el balón en las manos. A diferencia de los 3 encuentros anteriores contra el Granca, esta vez sí que le estaban saliendo las cosas al jugador. Parecía que podía con la presión mientras los suyos iban ganando pero, cómo cambia la película cuando no lo hacen. Ahí empezaron los malos gestos y, en los segundos finales y ante un tiempo muerto, su calentura le llevo a pegarle una patada a una botella de 1,5 litros de agua que salió disparada hacia la grada. Su entrenador se quedó ojiplático y rezando para que nadie se diera cuenta. Por cierto, mis dieces a la aficionada que esquivó el proyectil como si de una película de Matrix se tratase. No contento con eso, se dedicó a enviar peinetas a aquellos que le recriminaron su acción, este chico tiene menos luces que un barco pirata. Esto tengo que decirlo, todo lo bueno que tiene de jugador lo pierde por ser un “chiquillaje” sin dos dedos de frente. Si el Arena ya le tenía ojeriza por su mal hacer, ahora se ha ganado la antipatía de toda la grada. Lo siento mi rey pero el “Flow” se gana y tú, querido mío, no lo tienes. 

Jaka, el más listo de la clase

Un año más, por favor. Jaka Lakovic tiene contrato con los insulares hasta 2025 y corren rumores de que hay varios equipos interesados en sus servicios. Sólo pido que nos lo dejen un año más. Jaka es el más listo de la clase, ese que se fija en la revisión del marcador antes de pedir un challenge, ese que sabe jugar con los tempos de un partido y apretar a Albicy para que se deje la vida defendiendo. Es el típico entrenador que no se deja amedrentar por sus jugadores. En la pista manda él y se sabe casi todos los trucos. Ojalá nos dure un añito más en el banquillo porque es un lujo tenerle, lujo que nos merecemos. Siempre lo digo pero, hoy más que nunca, somos soldado de Jaka.

97. Dreamland Gran Canaria (24+15+28+30): Albicy (15), Slaughter (12), Brussino (10), Shurna (16) y Happ (16) -quinteto titular-; Landesberg (2), Lammers (6), Salvó (16), Pelos (4) y Kljajic (-).

92. MoraBanc Andorra (28+19+17+28): Pérez (23), Maric (10), Montero (24), Harding (24) y Okoye (5) -quinteto titular-; Luz (3), Rubio (-), Borg (-), Llovet (2), Madsen (1) y Andric (-).

Foto obtenida de la página web del Dreamland Gran Canaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *