mayo 29, 2024

Todas las emociones posibles en un fin de semana loco

0

Hemos llegado al ecuador de la pretemporada y, después de haber finalizado el Torneo Internacional de Paredes, las buenas sensaciones y las ganas de ver al equipo con fuego real van en aumento. Como he dicho, este fin de semana nos ha tocado participar en el ya conocido Torneo Internacional de Paredes en Oporto. En la ciudad portuguesa nos han acompañado el propio equipo local, el Lieja Basket de liga belga y el Stal Ostrow polaco.

Si durante el viernes estuvisteis atents a las redes sabréis que el primer partido de este triangular, el que nos enfrentaba ese mismo día al equipo polaco, se suspendió. ¿El motivo? En el aeropuerto de la ciudad de Colonia (Alemania) hubo una amenaza de bomba y por motivos obvios se suspendieron los vuelos. El equipo podría haber viajado a la ciudad portuguesa el mismo día del partido, pero por motivos logísticos no pudieron ubicar a todos los jugadores y el staff técnico en distintos vuelos, así que de tres partidos hemos pasado a jugar dos.

Fácil, sencillo y para toda la familia. El segundo de los partidos, el que nos enfrentaba al Lieja Basket el sábado, sí que se llegó a jugar y después de firmar unos cuartos de 22 – 12, 23 – 20, 32 – 16 y 20 – 10 el partido acabó con un marcador final de 97 – 58. El equipo belga no dio guerra durante ningún momento de los 40 minutos que duró el encuentro, pero aun así el equipo entrenado por Jaume Ponsarnau no levantó el pie del acelerador y acabó ofreciendo un partido muy coral, aun así, aunque todo el equipo hizo muy buen partido, hubo dos jugadores que se salieron.

El primero de todos es el jugador que lleva una pretemporada a un nivel espectacular, Álex Reyes. El jugador nacido en Cáceres nos brindó otra obra de arte en forma de partido metiendo 16 puntos metiendo 5 tiros de 7 lanzados (71%), asistiendo una vez y cogiendo tres rebotes. Por otro lado, el otro jugador que hizo un muy buen partido fue, para sorpresa de todo el mundo, el griego Giorgios Tsalmpouris, el cual firmó un partido de 15 puntos y 1 asistencia. No me quiero olvidar del ángel de Miribilla Adam Smith que aun siendo eclipsado por sus dos compañeros fue capaz de meter 11 puntos, aunque con un porcentaje de tiro bastante bajo (33% –  3 de 9 en tiros), 2 rebotes y 5 asistencias.

Los tiros libres deciden partidos. Para dar fin a este prestigioso torneo nos tocó jugar el domingo contra el equipo anfitrión, el Oporto. El encuentro empezó bastante ajustado, acabando los primeros 10 minutos con el marcador de 16 -15, una vez empezada el segundo cuarto el equipo portugués fue capaz de romper algo el partido firmando un parcial de 24 – 19 para llevar el marcador al descanso de 40 – 34 a favor de los locales. En el tercer cuarto el equipo bilbotar reaccionó y consiguió levantar el partido con un parcial de 16 – 23 y acabó matando el encuentro con un cuarto final digno del mejor thriller empatado a 15 para acabar con un marcador de 71 – 72 y consiguiendo así alzar el trofeo que nos acredita como equipo ganador del Torneo Internacional de Paredes.

En el aspecto individual tengo que hablar de tres jugadores concretamente. En primer lugar quiero mencionar al jugador que ha conseguido alzar el premio al MVP del torneo, el ya mencionado anteriormente Álex Reyes, el cual fue capaz de firmar un partido de 11 puntos, 4 rebotes y 6 asistencias. Al jugador nacional se le han juntado esta vez el pívot Tryggvi Hlinason con 15 puntos, 6 rebotes y 2 asistencias y el jugador exterior Kristian Kullamae con 16 puntos, 6 rebotes y 5 asistencias. En la otra cara de la moneda está un desaparecido Adam Smith, el cual no fue capaz de meter ningún punto, pero sí coger 2 rebotes y repartir 3 asistencias y Tomeu Rigo, el cual firmando un partido de 2 puntos y 1 rebote deja claro que, por lo menos en lo que a la pretemporada respecta, no ha conseguido dar el paso a delante que tendría que haber dado para merecerse el cargo de capitán.

Por parte del equipo rival hay que remarcar las actuaciones de Cleveland Melvin III y de Max Landis, los cuales fueron capaces de hacer un partido de 17 puntos, 5 rebotes y 2 asistencias y 19 puntos, 1 rebote y 3 asistencias respectivamente. Por lo demás la carga ofensiva está bastante repartida, sí que sobresalen los 10 puntos de Charlon Kloof y los 9 del capitán Miguel Queiroz.

Del partido en general no tengo mucho que decir, el equipo entrenado por Jaume Ponsarnau salió con una caraja digna de un domingo después de haber salido de fiesta. Menos mal que en la segunda parte fueron capaces de meter una marcha más y con mucha suerte en los dos tiros libres ganadores que falló el Oporto. Gracias a todo esto seguimos invictos en esta pretemporada… ¿Ocurrirá lo mismo en la liga? No quiero hacerme ilusiones ni montarme películas.

Por lo demás no tengo nada más que decir, solo nos queda un partido de pretemporada para empezar la temporada 2023 – 2024 y no sabéis las ganas que tengo de que llegue el 24 de septiembre… Para hacer más amena la espera tendréis un par de artículos míos esta semana, siendo uno de ellos la crónica del partido de la Euskal Kopa frente a nuestros vecinos baskonistas. Hasta entonces, ya sabéis, disfrutad de la vida, ¡agur!

(Imagen del Bilbao Basket)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *