1234T
Cáceres251522971
Sporting221317759

Cáceres Patrimonio de la Humanidad

71

1234T
Cáceres251522971
Sporting221317759

59

Sporting de Portugal

Cáceres Patrimonio de la Humanidad

71

-

59

Sporting de Portugal

  • Q1
    25- 22
  • Q2
    15- 13
  • Q3
    22- 17
  • Q4
    9- 7

Y cuando se trata de cocinas de cocineos y demás, no solo necesitamos “arguiñanos” y eso que tenemos a uno de los mejores. Se trata que los ingredientes de calidad excepcional y, por supuesto, de horas de cocción. Y entonces tendremos un puchero de calidad exquisita.

Y esa es la sensación que sacamos del partido de ayer visto en el Pabellón Multisusos, donde se jugó la vuelta del Trofeo “Turismo Provincia de Cáceres” que volvió a enfrentar al Cáceres Patrimonio de la Humanidad contra el Sporting de Portugal. Y eso que todavía tenemos algún ingrediente en descongelación.

Los guerreros de Roberto Blanco debían de imponerse por más de 11 puntos (diferencia por la que perdieron en Portugal) si querían que la copa más grande se quedara en casa. Y así fue, el marcador final alcanzaba un 71 – 59.

Partido bastante disputado y hasta correoso y feo donde los lusos no pusieron de su parte por el “jogo bonito” donde hasta su entrenador fue expulsado del campo… y algún jugador también.

El Cáceres ya quería dominar el marcador desde el primer cuarto, no sin sufrir lo suyo porque los lusos no daban su mano a torcer. El binomio Atencia – Bonilla encandilaba a un Pabellón con más gente de lo esperado.

El primer cuarto en cuanto al marcador no decía, quizás, lo que pasaba en pista (25-22), con un Cáceres que esta temporada sí tiene intensidad en defensa, sí quiere defender y se le nota. Si bien es cierto, parecíamos congelados un tanto en anotación. Parecía que nos queríamos quedar con el 14 para siempre y así pasó durante unos minutos.

Al descanso se llegó con una diferencia similar (40-35) donde el de Barrancabermeja ponía el espectáculo con asistencias y juegos dignas de un Delibasic y el de Ecatepec de los Morelos indicaba a gritos, con algún mate, que el aro de ataque era solo para él. Y es que tanto Hansel Atencia como Gael Bonilla este año nos van a dar mucho espectáculo.

El Sporting se encargó de enturbiar el partido

El tercer cuarto fue más desaliñado, más sucio para el juego donde los de Portugal, visto que no podían hacerlo deportivamente, enturbiaron el juego. Pero quizás lo mejor fue ver al bueno de Vaidas Cepukaitis cabrearse por acciones contrarias. Parece que el chico tiene sangre en vena. Ese cuarto terminó con una ventaja que daba pie a pensar en conseguir el trofeo mayor (62-52).

Y el último cuarto fue un tanto más parejo en marcador (9 -7) donde los nervios hicieron su función. Nada estaba decidido hasta el último segundo de juego. Es más, el último minuto fue de esos de final de Euroliga, donde todo se decide en la última acción.

Pero el Cáceres Patrimonio de la Humanidad subo “dejar de morderse las uñas” y llevarse el partido por 71 – 59… y también la copa más grande.

¿Sensaciones buenas?

Por supuesto. El descaro de Atencia, su desparpajo, su calidad en las asistencias… La maestría, por el contrario de Dani Rodríguez para asentar el juego… La agilidad, visión de juego y el buen hacer de Gael Bonilla…

El dominio de juego interior de André Dikembe, un auténtico oso, si bien es cierto que le falta horas de cocción y madurar aspectos de rebote…

Y también hay crítica pero que sea constructiva. Nuestra segunda batería de jugadores dista un poco de los iniciales y eso puede ser un problema en la liga, por lo que tendrán que espabilar.

Pero, dejar a un rival en 59 puntos dice mucho de lo que un equipo quiere conseguir. solo queda horas cocción.

Si me atreviera a un cinco inicial (con permiso de Pablo Rodrigo que está en el dique seco), diría: Hansel Atencia, Gael Bonilla, Andre Dikembe, Remu Raitanen y Greg Gantt.

¡Señores, el espectáculo empieza!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *