mayo 29, 2024

 Es más que difícil plasmar en palabras lo vivido el sábado en Castellón, es difícil a la vez que doloroso , ya que a nadie le gusta ver a su equipo del alma en actuaciones tan pésimas cómo la del Oviedo esta última jornada. 

No hay excusas 

No hay nada que se pueda intentar usar como excusa para dar un sentido al malísimo juego del Alimerka frente a Amics, a diferencia de los de Castellón que jugaron sin su barco insignia Eric Stutz, nosotros contábamos con todos nuestros jugadores aunque no sirvió de nada. 

Es difícil de entender como no supimos aprovechar esa supuesta ventaja ,y además más difícil es asumir como los del Amics vapulearon a un Oviedo que nunca logró encontrarse a sí mismo en la cancha. 

Cuando empiezas a comprender  

Si os acordáis del anuncio del que sería el nuevo técnico para el Oviedo ésta servidora fue una quizás de las más críticas y reconozco que su “fama” de intenso me daba bastante reparo por intentar definirlo suavemente. Pues bien ,después de la actuación del sábado alabo la capacidad de autocontrol de Javi Rodríguez, yo ni soy entrenadora ni sería capaz de serlo eso está claro pero no tirarte de los pelos viendo como tu equipo no hace nada de lo que sabes que es capaz ,eso es digno de alabanza. 

No sé cómo puedes contenerte y no perder los papeles porque es que literalmente no salía NADA: perdidas de balón absurdas, nada de acierto , faltas para repartir, y una falta de comunicación total. 

No será por no haber probado diferentes configuraciones de quinteto ,pero nada parecía cuajar. 

El principio del fin desde el arranque del encuentro. 

Un trepidante comienzo del equipo de Castellón puso un 10/2 en un pestañeo. Tras el tiempo muerto pedido por el técnico ovetense, a los carballones seguía sin entrarles una mientras que a los de Amics les salía absolutamente todo. 

Un partido más se vio a un Rozitis demasiado blando, sin encontrar su función y con fallos imperdonables, siendo fieles a la realidad aún pudiendo ser tachada de cruda diré que ni siquiera nos sirvió para estorbar al rival. Sigo sin entender que sucede con este jugador, y si en algún momento podremos disfrutar de lo que supuestamente iba a aportar al Oviedo, y iré un paso más allá…¿En serio dejemos escapar a Adriá Domenech por este jugador? … Puede que sea solo una reflexión mía pero en serio… no encuentro el sentido de tener a este jugador . 

Como si todo esto fuese poco llegamos al final del primer cuarto con la tercera falta personal de Hall Elisias…sí habeis leído bien tres en el primer cuarto. 

Acaba la primera parto con triplazo de Duscak ( de lo poco salvable del sábado puede haber sido la actuación de Dan). 

 ¿Podría ser la falta de ritmo la clave del estrepitoso fracaso? 

Lo cierto es que es una lastima tener un equipo con jugadores capaces  de hacer unas pedazo de jugadas individuales, como el tapón de Horton en el cuarto minuto de la segunda parte que no sirve de nada ya que no hay entendimiento de equipo, no se acompaña en intensidad y se vuelve a perder balones una y otra vez. 

Desesperación total sin aciertos,sin cambios…hasta sin tiempos muertos, claro reflejo de la desesperación del técnico asturiano. 

 Parecía que el equipo podría resurgir tras una gran remontada y colocándose a “sólo” diez puntos a dos minutos del fin del segundo periodo, con un parcial de 0/12 que nos daba la vida y terminando con un triplazo de Raúl Lobaco ( que lleva un 50%en tiros exteriores)dejando el marcador en un 42/32 al descanso. Creímos que aún se podía. 

Tumba cavada en el tercer tiempo. 

Ese espejismo que nos llevó al descanso fue solo eso…un espejismo. 

De nuevo un arranque magnífico de los de Castellón con dos fallos garrafales de los ovetenses junto con dos triplazos de Amics lleva su ventaja de nuevo a 16 puntos. 

Poco se puede decir más de este tercer tiempo, lo más fiel a la realidad sería que fue un periodo nefasto terminando con una ventaja para Amics de 21 puntos terminando 66/45. 

Que se termine ya 

Cuando los minutos pasan y tu equipo no espabila solo te queda pedir que la tortura acabe pronto. 

Y es que llevando dos minutos del cuarto periodo y que tu cuenta marque 47 puntos…poco hay que añadir. 

Y esta fue la tónica dominante ya que a cuatro minutos del final del partido el Oviedo llevaba la vergüenza de 50 puntos. 

De lo poco salvable del encuentro y siempre a modo individual y puntual podemos quedarnos con el trabajo de Dan Duscak, Marc Martí y Robert Cossials. 

Agua pasada no mueve molinos y eso es lo que nos puede quedar. Olvidar pronto lo vivido en Castellón y prepararse más que nunca para la próxima jornada que recibiremos en casa a Melilla. 

Y en este encuentro, Sábado día 11 a las 20:00h en Pumarín ,la derrota no puede ser opción. Hay que ir con todo y aprovechar el empuje de la afición para recuperar la esencia que sabemos tiene nuestro equipo. 

Mientras llega la próxima aquí os dejo la estadística completa y parciales del batacazo por el sur. 

Imágenes del Instagram del Oviedo y del Amics / Baloncesto en vivo Feb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *