Cuando uno habla de ídolos no solo se refiere a esos míticos Michael Jordan, Larry Bird, Magic Johnson, que lo son todos ellos para mí. Ni hablamos solo de algunos más tangibles como Juan Antonio Corbalán, Epi, Alberto Herreros y un largo etc. Ni solo de las veteranas Isa Sánchez, Amaya Valdemoro…

También podemos hablar de algunas lideresas que están llevando al baloncesto femenino a todo lo alto de calidad del baloncesto en torno a la mujer en Europa. U sin fin de nombres me vienen a la cabeza: Alba Torrens, María España, Cristina Ouviña o Raquel Carrera.

Pero hoy me quiero parar y disfrutar un rato haciendo un pequeño recorrido sobre Rosó Buch.

Vino al mundo justo el día antes de que nuestras Olimpiadas de Barcelona dieran su pistoletazo de salida no muy lejos de su ciudad natal.

Y si miramos el calendario, Basket Pasión tiene algo que decirte: ¡Felicidades! Porque hoy es tú 31 cumpleaños.

31 ya desde que asomaras la cabeza en la bella ciudad de Mataró muy cerquita la Condal.

Empezó en el mundo de la pelota naranja en su tierra en un club tan importante y que genera tanta cantera como el UE Mataró. Club con quien, en las temporadas 2009/2010 y 2010/2011, jugó en la Liga Femenina 2.

Y, esta “pedazo” de jugadora y éste que suscribe el artículo, tienen en común pues en la siguiente temporada hizo las maletas para venir a jugar a Cáceres también en la Liga Femenina 2.

Rosó Buch: “Soy muy feliz en Gernika, es como una pequeña gran familia“

Era una chica que se le notaba talento, que se sabía que iba a explotar en este mundo. Y en 2012 es cuando se produce el salto. Un recién ascendido Club Polideportivo Bembibre pone los ojos en la escolta para formar su nuevo proyecto. Por lo que hace sus maletas y salta a la mejor liga femenina del baloncesto europeo.

Es temporada ayudó a su equipo con 5.0 puntos, 1.6 rebotes y 1.5 rebotes e 20 partidos con una media de 20 minutos. Lo único que se podía decir de Rosó Buch que triunfaría y destacaría en el baloncesto como ha así ha sido y como así siguiendo.

Jugó tres temporadas en tierras bercianas y como mujer de “saltos” grandes cambió Bembibre por Huelva para jugar durante una temporada en el C. B. Conquero donde firmó 9.8 puntos, 3.0 rebotes y 3.4 asistencias en sus 26 partidos, aumentando su presencia a 33 minutos por partido.

Girona se fijó en ella. Y le gritó, le pidió su presencia en su equipo para intentar hacer algo grande (otro salto grande más). Y Rosó Buch allá se fue.

Y 4 fueron las temporadas que jugó en ese club y su mejor temporada fue la tercera donde consiguió 8.8 puntos, 3.3 rebotes y 2.4 asistencias en 26 partidos.

“Me siento una de las líderes del grupo”

En la temporada 2020/2021 ficha por el Lointek Gipuzkoa donde ahora sigue. Es decir que la temporada que va a dar comienzo será su cuarta temporada, más que nada porque el club, listo, ha propuesto la renovación de Rosó Buch y ella ha aceptado.

La temporada pasada, la escolta consiguió 8 puntos, 2,7 rebotes y 2,1 asistencias y será la co-capitana del equipo junto a Itziar Ariztimuño.

Son 31, sí, pero esta chica, sonrisa eterna en su cara, tiene garra, carácter y mucho baloncesto en sus venas. Y nosotros queremos disfrutar con ella.

¡Felicidades, Rosó!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *