abril 15, 2024

Esta última temporada ha sido desastrosa por numerosos motivos, hasta el punto de haber estado coqueteando con el descenso durante varias jornadas. Ningún jugador ha destacado, a la mayoría solo le importaba hacer números cuando el partido estaba perdido o dedicarse a defender con la mirada, como han sido los alarmantes casos de Boutille o Brizuela, jugadores que si defendieran y se sacrificaran más por el grupo, podrían estar en un equipo con mayores aspiraciones sin ningún problema.

Pero hay algo que me llama poderosamente la atención. Y aquí es cuando aparece el nombre de Alberto Díaz. Este año tampoco ha sido el suyo, sin embargo, desde que llegó a Málaga, nunca se ha dudado su continuidad.

Alberto es un jugador diferente, yo no lo catalogaría como base porque no es un director de orquesta (cuando algunos comentan que este año es nuestro único base puro me entra la risa floja), no tiene buen manejo de balón, no “rompe” casi nunca a sus adversarios, penetrar no es su fuerte y no es un gran tirador aunque a pies parados puede hacer daño. Pero todo esto da igual porque lo suple con otras características que le hacen ser un jugador indispensable año tras año hasta el punto de que siempre
acaba siendo titular.

Alberto es el espejo donde todos los canteranos deberían mirarse. Hay muchos jugadores de la cantera que llegan al primer equipo y al poco tiempo se les cede a un equipo menor o se les vende. Puede ser que no den el nivel esperado para tener hueco en el primer equipo o también es posible que la autocrítica brille por su ausencia en algunos casos. ¿Por qué Alberto es indispensable en Unicaja a pesar de sus limitaciones en ataque? Sacrificio, lucha, defensa, compañerismo, actitud, perseverancia, esfuerzo, educación, inteligencia. Esto es sentir los colores, ver que en cada partido, juegues contra quien juegues, siempre puedes contar con Alberto. Y de los canteranos que han jugado en el primer equipo desde Berni y Cabezas, esto solo ha ocurrido con Alberto porque el resto o la mayoría, han pasado por Málaga sin pena ni gloria y de los que se han ido fuera, muy pocos han mejorado lo que habían hecho aquí, en mi preciosa ciudad.

Y es que en vez de decir que quieres triunfar fuera, cuando te han dado muchas oportunidades en Unicaja, no me parece la mejor solución a ese problema. Intenta darlo todo en el equipo de tu ciudad, muestra máxima profesionalidad, “muere” en la pista por el equipo y veremos si no quieren que sigas formando parte del proyecto. La autocrítica es muy necesaria para mejorar, echar balones fuera, siempre es lo más sencillo.

Personalmente creo que Alberto no es un base titular para un equipo ACB pero si uno de los mejores complementos que una plantilla puede tener. El error en estos últimos años ha sido no saber fichar otros jugadores que puedan hacer que Alberto no asuma toda la responsabilidad pero este año algo parece que ha cambiado con las incorporaciones de Perry y la de Carter.

Son dos jugadores “terremoto”, puede que no sean bases puros (eso ya prácticamente no existe), generan ventajas desde el uno contra uno, son buenos tiradores y son dos portentos físicos, explosivos y muy atléticos. Y ambos jugadores en defensa tienen actitud y aptitud. Y es que la cantidad de bases que han pasado por Málaga que no han cuajado, es de traca: Roberts, Mccallum, Lafayette, Valters, Norris Cole, Jaime Fernández, etc.

Pues eso, que hay que dar mucho valor a lo que hace Alberto y los jugadores que vengan de la cantera tienen que saber que con trabajo, esfuerzo y dando todo en defensa pueden hacerse un hueco en la primera plantilla porque si Alberto lo ha conseguido, estoy seguro de que más jugadores pueden hacerlo.

Convertirte en indispensable no es tarea sencilla y menos en un club como Unicaja. Y Alberto a día de hoy, es indispensable, insustituible y un ejemplo para todos.

Autor Gino Cristófalo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *