Un nefasto cuarto periodo del Oviedo entrega la victoria a un fortísimo Guipúzcoa.

0
1234T
Oviedo2018241981
Gipuzkoa1819193086

Alimerka Oviedo

81

1234T
Oviedo2018241981
Gipuzkoa1819193086

86

Guuk Gipuzkoa

Alimerka Oviedo

81

-

86

Guuk Gipuzkoa

  • Q1
    20- 18
  • Q2
    18- 19
  • Q3
    24- 19
  • Q4
    19- 30

Este mediodía Pumarín recibía al Guuk Guipúzcoa en un día y horario al que no estamos acostumbrados, y finalmente no parece que nos haya ido nada bien.

Tras un durísimo encuentro, donde parecía que nada salía fácil y tras un penoso cuarto periodo por parte del equipo ovetense, la victoria se la llevan a casa los donostiarras, quienes demostraron una fortaleza en la zona que trajo por la calle de la amargura a los asturianos.

Ya desde el principio quedó claro que nos costaría más que un sufrir.

El quinteto inicial del Oviedo estuvo formado por: Elisias, Horton, Lobaco, Pérez y Stuckmann.

Video salida Pista del Oviedo

Quienes se encontraron en frente a un conjunto que no nos dejaría hacer nuestros básicos ni por asomo.

Los carbayones intentaron una vez más jugar a triples y aunque está claro que se nos están dando de lujo no siempre se puede pretender avanzar así.

Y si…las cifras nos acompañan cuando ya en el principio del segundo cuarto llevábamos 6/10 en tiros exteriores.

El segundo cuarto, aunque los donostiarras nunca dejaron de mostrar sus garras los asturianos, Horton mediante, supieron como recomponerse y llegar al descanso por encima en el marcador.

En el baloncesto no solo cuenta la altura y para muestra un Barceló.

Sin desmerecer a ninguno de los de Odriozola, un jugador destaca sobre todos los demás cada vez que pone un pie en el parquet y ese es Alex Barceló, el base estadounidense con su 1,88m volvió más que locos a los de Javi Rodríguez.

Una asombrosa habilidad cada vez que toca el balón que hace que todo en sus manos parezca sencillo, sin duda cuando ya advertíamos que sería uno de los huesos duros de roer de los de Donosti y no nos confundimos.

Una mochila de faltas que nos pasó una factura demasiado elevada

Además del mal trabajo en el cuarto cuarto a eso debemos de añadir la expulsión del campo por faltas de, primero Marc Martí y en menos de un minuto le acompañaría Hall Elisias tras una ridícula reacción que le costó irse al banquillo, con la segura bronca de Javi Rodríguez.

Además, cabe destacar que el 15 del Guuk hizo lo que quiso y más y volvió más que loco al Oviedo.

Sin duda material de estudio para la semana para los de Rodríguez será como es posible que Iván Aurrecoechea una y otra y otra vez hiciese la misma jugada y le saliese sin mayor dificultad.

Se nos olvidó de lo que tanto hemos alardeado.

Y es que justo antes de encarar este encuentro alardeábamos de ser el equipo más reboteador de la LEB Oro, y justo en este encuentro cuando más lo necesitábamos parece que se nos olvidó lo valiosos y determinantes que son los rebotes sobretodo ofensivos, y está lección nos ha costado la derrota.

Pero como siempre digo a mis hijos, se aprende más de los errores que de los aciertos así que esperamos y confiamos que todo lo vivido hoy nos de todo lo que necesitamos para enfrentar nuestro próximo reto, el viernes próximo frente a Tizona Burgos en su casa. Mientras aquí están las estadísticas de este encuentro.

Para terminar esta crónica me gustaría dar un mensaje a la afición ovetense y es que pocas cosas hay más feas que ver a los aficionados abandonando el pabellón antes del final y sobretodo antes de la despedida de tu equipo, cuando pierdes y estás desolado el mínimo ha de ser sentir el apoyo de tu afición y es cuando más. Falta hace quedarse, aplaudir y acompañar porque eso es ser OCB y eso es el espíritu de Pumarín.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *