Mañana a las 19.30 en El Parque de Albacete, el Albacete Basket tiene un partido a cara de perro frente a Alega Cantabria. Y es así porque tras la derrota frente a TAU Castelló, la tabla de la clasificación sitúa a los manchegos en los puestos de descenso. Por tanto, encuentro de vital importancia para cambiar una dinámica que está siendo demasiado larga, demasiado dolorosa.

Los de David Varela mejoraron bastante su imagen en la jornada pasada, pero los fantasmas de la temporada volvieron a aparecer en la segunda mitad del partido, y, en especial, en el último cuarto en el que se fallan los tiros libres que te pueden volver a meter en la pomada, se tiran triples sin mucho criterio y el resultado es el de siempre: derrota.

Sin embargo, el equipo no puede bajar los brazos ya que la afición necesita un resultado en forma de victoria este sábado para seguir creyendo. Porque Albacete merece un club de baloncesto en la élite nacional y porque sería, a través de esta ilusión, la forma de crear una masa social estable y en crecimiento. Todo puede cambiar este sábado para mejor y hacer que este deporte maravilloso sea justo con todo el trabajo que está realizando el equipo y cuerpo técnico a lo largo de la temporada.

Pero con buena voluntad no se sobrevive, se tiene que ver sobre la pista más acierto, más templanza y menos precipitación. Lo de los tiros libres es una sangría que debe parar ya. No se puede estar perdiendo la oportunidad de conseguir una media de entre 7 y 8 puntos por partido por falta de acierto desde la línea de 4,60. Estamos seguros que esto es más fruto del nerviosismo que de la falta de práctica.

Enfrente tenemos a un también recién ascendido pero que sin embargo está manteniendo una trayectoria bastante buena y que les permite transitar en una zona tranquila, sin apreturas. Es probable que la salvación esté en las 10 victorias, cifra que ya han superado los cántabros por lo que su aspiración legítima es mirar hacia arriba y tener chance de clasificación a los play off de ascenso que marca la novena plaza que ostenta HLA Alicante.

Para los albaceteños una sexta victoria sería vital para intentar mantener la categoría. Pero los antecedentes frente a los de Torrelavega no son muy positivos que digamos ya que tanto en la final de LEB Plata, como en la primera vuelta de LEB Oro, todo han sido derrotas. Eso sí, es tiempo de cambiar y romper con este ciclo frente a Alega Cantabria y apuntarse la victoria.

En definitiva, un partido a cara de perro. No puede ser de otra manera, es el momento en el que plantilla y afición conformen una unidad cuyo único destino sea aspirar a seguir disfrutando en la cancha de la capital manchega de un baloncesto de altísimo nivel como el que se juega en LEB Oro. Todos juntos lo podemos conseguir y hay que llenar el Pabellón de El Parque este sábado sin excusa. Trabajar y luchar, no queda otra.

Foto cedida por el club.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *