mayo 29, 2024

Cuando la lógica se vuelve loca

0

Siempre… o al menos alguna vez he hablado filias y fobias durante el recorrido de vida que lleva Basket Pasión, a punto de cumplir dos años desde sus inicios. Todo saben de nuestras filias entre las que nombramos UCAM Murcia, Cáceres Patrimonio de la Humanidad, Joventut de Badalona, C. B. Alginet, Hozono Jairis, Alter Enersun Al-Qázeres, Grupo Alega Cantabria y algunos más que se nos quedan en el tintero. Os sus respectivos nombres de quienes nos han tratado genial: Felipe, Javi, Judit, Carmen, Anaís, el grupo entero (Al-Qázeres), Borja…

También muchos saben de nuestras fobias. Aunque más que fobias son esos grupúsculos con quien no hay relación por mucho que se haya intentado. Y me atrevo a nombrar algunos: Casademont Zaragoza, Federación Española de Baloncesto, UEMC Real Valladolid…

Y hemos escrito de unos y hemos querido escribir de otros. Pero desde la parte de las filias viene esta ilógica lógica a la que hoy me refiero.

Allá en la Ribera Alta, un poco al sur de la capital donde el arroz condimentado está exquisito, hay un club modesto que hace lo imposible por mantenerse en LEB Plata. Y sin embargo, esto empieza a ser un problema cuando la lógica deja de ser lógica y se convierte en cualquier otra cosa totalmente diferente.

Safir Fruits Alginet, la temporada pasada se la jugó y jugó muy de cerca con el descenso y cerca, muy cerca lo tuvo, pero su victoria ante Real Canoe N. C. hizo que se mantuviera en la liga del segundo metal.

La directiva se sentó tras esto y hablaron. Proyectaron y decidieron bien. Anna Montañana (otra de nuestras grandes filias) se haría cargo del equipo y así fue hasta que a finales de año Hozono Jairis llamó a su puerta y el caramelo había que comerlo.

Era lógico “en parte”. Anna quería progresar y las de Alcantarilla juegan en Liga Femenina Endesa. Si bien es cierto, deambulaban por la parte baja de la tabla.

Pero es que Anna había hecho un proyecto precioso en Alginet. El 22 de diciembre, cuando Hozono Jairis llamaba a la entrenadora, Alginet estaba en 7ª posición. ¡Increíble para lo que fue la temporada anterior!

Y ahí todo se torció todo. Había que elegir técnico y un par de curriculum dominaban en la parte alta del montón. El club puso fácil la salida de la entrenadora y tenía que elegir a un técnico que cogiera las riendas del equipo. Y, que me perdone el electo, Javi Malla, se eligió mal. No se eligió por motivos deportivos.

El algecireño ya venía rebotado de su UDEA de su corazón y no empezó bien tampoco con Alginet. Un 0 – 12 entre ambos equipos hasta su primera victoria con los valencianos, indicaba que en el club alguien se equivocaba. Pues el equipo había caído hasta la penúltima posición.

Todo lo hecho por/con Anna se ha ido al traste. Y esperamos, y lo digo sinceramente, todo lo mejor para aquella buena gente. Pero si el Ferrari no tiene a Carlos Sainz poco más se puede decir. Aunque todavía estamos a tiempo de dar un volantazo.

Y Dios quiera sea así.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *