noviembre 27, 2022

Curioseando la historia

Me levantaba un día como hoy bicheando como siempre hago por internet, y me asaltaba a la pantalla un mítico jugador de baloncesto, y pensé: ¿por qué no curiosear o rememorar a los ancestros o algunos récords de nuestro deporte?

Aunque sé de buena fe que alguno se me quedará atrás. Pero al menos pasaremos un rato agradable recordando a “esos viejos históricos”.

El baloncesto español se remonta a tiempos ancestrales, aunque los más jóvenes solo conozcan la ACB. Antes también había un buen baloncesto.

Hace unos cuatro años saltaba a la palestra un nombre, un jugador del Estudiantes, Sylven Landesberg que conseguía 48 puntos de anotación y 52 de valoración en un partido (que suponía récord para el club) contra el mismo Barcelona, recordándonos los 50 puntos de Michael Smith el 22 de eneros del 94 contra Valencia, o los 54 puntos del mítico Epi contra el Joventut en 1984.

Pero quien se acordará de un día 8 de febrero de 1976 cuando un señor llamado Walter Szczerbiak conseguía anotar contra el Breogán el histórico número de 65 puntos, cuyo partido terminó con 140 – 48.

Sí, no era ACB, pero era baloncesto. Y no había línea de tres puntos. Pero era baloncesto y nos gustaba.

No dudaré de que Felipe Reyes con 23 temporadas y 824 partidos hay establecido un récord inalcanzable a día de hoy. Ni que Alberto Herreros haya conseguido la mayor puntuación en la vida deportiva de un jugador con 9759 puntos. Pero si nos preguntásemos qué jugador ha ganado más veces la liga de baloncesto, todos pensaríamos en Juan Carlos Navarro. Y sin embargo si fuera de ACB así sería, pero en la historia del baloncesto español, el culé estaría en 12ª posición con 8 títulos, por detrás de Clifford Luyk y Rafa Rullán con 14, Wayne Brabender con 13, Emiliano Rodríguez y Juan Antonio Corbalán con 12, Cristobal Rodríguez con 11, Carmelo Cabrera y Vicente Paniagua con 10, Vicente Ramos y Carlos Sevillano con 9 y después aparecería ya D. Juan Carlos Navarro.

No dudaré de algunas de las estadísticas que hablan de los jugadores de la historia del baloncesto español. Y no lo haré por no generar críticas, aunque todos coincidimos que el escalafón más alto lo coge Pau Gasol.

Pero ¿quién se acuerda de un Fernando Martín en una supuesta séptima posición y primer jugador español en ir a la NBA? ¿O de Juan Antonio Corbalán en décima posición?

Que ¿quién sería mejor en un partido actual: Calde o Corbi?

Es una pregunta sin respuesta. El deporte tiene el mismo nombre, pero el sistema ha variado con los años bastante.

Pablo Laso ha sido hasta hace poco entrenador del Real Madrid, pero antes de todo ello fue jugador, en la posición de base y había que verlo jugar. Osadía y desparpajo. Pablo ha revolucionado el baloncesto como jugador y como entrenador. Sus números fueron formidables con 19 temporadas, 623 partidos y 2879 asistencias en su haber, por delante de Marcelino Huertas, Nacho Azofra y otros muchos.

Pero quisiera acordarme de un escolta que hacía del baloncesto algo especial y que en 1980 le endosó 44 puntos al Real Madrid. El gran Mirza Delibasic, que un año después fichó por el conjunto blanco. En este caso las estadísticas se me pierden.

Hay estadísticas para todo como por ejemplo el jugador con más tapones ofrecidos, Fran Vázquez con 738. Pero en un segundo puesto está el grandullón Fernando Romay con 671 y, creo con más mérito pues creo que solo está contado lo que ha jugado en ACB.

En cuanto a los banquillos habrá mucho de qué hablar. Uno de ellos Pablo Laso con 22 títulos, pero el que se lleva la palma es el recién fallecido Pedro Ferrándiz con 27. Fueron 16 las temporadas de éste último, 14 las de un tal Lolo Sáinz, 12 y en la lucha está Moncho Fernández, y 11 las del antes nombrado Pablo Laso.

Y todo esto lo único que quiere decir es que nos hacemos mayores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *