De nombre completo Daniel Rodríguez García. De apodo: “el decano”, “el incombustible”, “el maestro” o el rey de reyes.

Y desde Basket Pasión queremos tutearlos con permiso y hacerle una pregunta: ¿tú te das cuenta de la burrada que has conseguido?

543 partidos jugados… ¡Qué burrada!

Y no solo eso. Es que también ostenta el récord de asistencias con 1532. Y es que este pequeño gran hombre ha tenido que soñarse teniendo asistencias para todos por doquier.

De cómo un tío con nombre y apellidos normales, típicos para permanecer en el anonimato, va a quedar grabado en piedra en los anales del mundo del baloncesto.

Un tío de juego exquisito y trato magistral. Un tío que lo miras a la cara y te da la sensación de ser tímido.

Gran director de juego a lo largo de toda su carrera deportiva. Dueño y señor de cualquier pista que haya pisado.

Nacido en Esplugas de Llobregat un 13 febrero de 1984, o lo que es lo mismo, a 10 días de unos increíbles 39 años. Es de estos que no necesitan dos metros de altura para ser grande. Con sus 1.82 destaca.

Educado en esto del baloncesto en una de las mejores canteras como es la del Joventut de Badalona. Cuna de muchos y grandes de la historia del baloncesto, sea Villacampa, los Jofresa, Jordi Pardo y un largo etcétera que a los cincuentones nos hace emocionar.

Tarragona, Lérida, Melilla, Vigo, Huesca, Las Islas afortunadas, Cáceres, Lugo, Palencia y Sevilla son ciudades cuyos clubes y aficionados han visto vestir sus indumentarias y algunos en dos ocasiones.

Jugador que no se decantó por ACB ni ninguna otra liga de renombre, eligiendo la LEB Oro como su estandarte vital, aunque sí pisó pabellones ACB con Lleida. Héroe de algún ascenso y querido allá donde pisa, si no que lo pregunten en Sevilla, por ejemplo.

Dice que la palabra jubilación no sabe qué significa. Que todavía no se le pasa por la cabeza. Que está agusto en esto del baloncesto y que mientras el cuerpo aguante y él disfrute…

Estimado rey de reyes, Cáceres te rinde pleitesía por tu saber, por tu juego, por tu dirección, pero sobre todo por tu humildad y por tu dejarte querer. Cuando pasen los años te darás cuenta de lo que ahora has hecho, porque creo que no eres consciente de ello todavía.

Eres en la LEB Oro lo que Nadal es en el tenis, Alonso en la Fórmula 1, Michael Jordan en la NBA. Y no, para nada es exageración. Seguro que todos ellos andan celosos de ti.

Eres hombre de récord, pero sobre todo agradecerte que “hayas decidido” batir tu récord en Cáceres. Nuestra casa y, por supuesto, la tuya.

Gracias por todo ello, decano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *