Primera piedra para la SARvación.

0
1234T
OBR2516212183
BRE1413232272

OBRADOIRO

83

1234T
OBR2516212183
BRE1413232272

72

BREOGAN

OBRADOIRO

83

-

72

BREOGAN

  • Q1
    25- 14
  • Q2
    16- 13
  • Q3
    21- 23
  • Q4
    21- 22

Obradoiro en un buen partido, noquea a un Breogán, que se vio desbordado por el acierto compostelano.

Prolegómenos de día grande.

Era un día para no fallar, y no se falló. Desde primeras horas de la mañana se respiraba en la ciudad un aroma a gesta, hoy era el día, Obradoiro se jugaba todo a un tie-break en el que perderlo significaba pie y medio en LEB.

Los prolegómenos eran de gran final, Fan Zone desde mediodía, comida de peñas, conciertos en las afueras de Sar y un ambiente que hacía tiempo que no se recordaba. Sar estaba enchufado y si Sar se enchufa el equipo carbura, o al revés , pero monta tanto tanto monta.

De principio se anunciaron los descartes; Zurbriggen, Kovliar y Tinkle; así nos encomendábamos a la dirección de los bases recién llegados.

En un ambiente precioso se cantó el Himno galego y el Miudiño y el pabellón rugía con la tensión de un partido de altura, y con 6000 gargantas apoyando como nunca, hasta los pocos breoganistas que pudieron conseguir entrada (al final bastantes más de 40) apoyaban a su equipo en la marabunta blanquiazul.

Obradoiro golpea la mesa

El inicio de los locales fue bueno, rápidamente cogieron el pulso al partido con una buena intensidad defensiva y acertando en ataque mediante Pustovyi y Mendoza, pese a este arranque Breogán no se amilanaba con un acertadísimo Sergi García con un 2 de 2 en triples en estos primeros minutos; pero poco a poco la defensa compostelana fue opacando el ataque rival y consiguiendo las primeras ventajas notables en el marcador.

Strealniks el nuevo base letón no estaba acertado en ataque pero dirigía al equipo sin muchos alardes pero con templanza de jugador experto. Poco a poco los locales se fueron distanciando en el marcador hasta los diez puntos, merced a un Breogán colapsado en ataque que solo veía aro con los arreones de McLemore y en general muy negado en el triple.

La entrada en el campo del nuevo base obradoirista Dotson, aún supuso una marcha más en el ataque local, pues imprimió un ritmo alto que desbordaba la defensa lucense, además Rigoberto Mendoza estaba jugando unos buenos minutos y entre él y Dotson en defensa mantenían una primera línea muy díficil de superar para Breogán.

Al descanso partido redondo del Obra (41-27), que aunque había bajado un poco el infernal ritmo anotador del primer cuarto mantenía a raya al Breogán en defensa.

En el tercer cuarto el partido se abrió, comenzó con triples gallegos , por fin los letones acertaron (4 de 8 entre los dos), pero cuando parecía que los de Moncho iban a romper el partido, los celestes encontraron el camino del triple que se les venía negando hasta el momento (llevaban 3 de 10 y en el último tramo del partido hicieron un notable 9 de 20). Momirov, Nakic y McLemore con un triplazo a 9 metros mantuvieron a Breogán a una distancia factible.

Breogán da un tirón

Con una distancia aceptable siempre por encima de los diez puntos transcurría el partido con alguna tensión añadida entre Blazevic y Juan Fernández (recordando las guerras de la ida) y con una grada entregada a cada canasta local, pero en un abrir y cerra de ojos Breogán encadenó un par de acciones meritorias de J. Robinson (su nuevo fichaje) junto a un 2+1 de Sakho y casi sin saber como, los lucenses se pusieron a 6 puntos. Faltaban tres minutos y algún fantasma del pasado recorrió las gradas de Sar

Los de Moncho retoman el control y finiquita el partido

Pero los fantasmas desaparecieron pronto pues un señor llamado Don Thomas Scrubb, que como siempre parece que no destaca pero haciendo un gran partido en estadísticas conjuntas, cogió su fusil y un triple y una canasta ahuyentaron los monstruos. A partir de ahí Strealniks dirigió sin problemas rompiendo la presión celeste en las salidas de balón y llegando a un final casi plácido con un inconmensurable Pustovyi machacando y taponeando ante el delirio de la grada.

Los mejores

Por parte local destacó el partido completo de Scruub, jugando todo el partido (12 puntos, 10 rebotes y 5 asistencias), Artem Pustovyi que dominó en los aros (19 puntos y 23 de valoración) y Timna y Mendoza también jugaron muy buen partido con 17 y 15 créditos de valoración.

En los celestes, en general jugaron un partido más gris y destacaron los primeros minutos de Sergi Garcia (13 valoración) y la calidad de McLemore (11 valoración), también ayudaron al equipo los triples de Momirov y la intensidad de Polite.

Las claves

En general las claves estuvieron en el acierto continuado de Obradoiro en ataque con muy buenos porcentajes, donde por fin el triple estuvo en buen nivel (40%), se jugó de manera coral (22 asistencias) y se mantuvo a raya el rebote ofensivo del Breogán. El juego interior fue manifiestamente para el Obra, con 26 puntos de sus pivots, ante sólo 10 del Breo.

Otro factor importante fue parar la anotación de S. Quintela que tuviera muchísima aportación en el partido de ida y que en Sar pasó totalmente desapercibido.

Se abre el horizonte

Obradoiro sale indemne de su primera final, pero aún quedan más, este partido sólo vale para seguir manteniéndose a flote pero la orilla de la salvación aún queda lejos; importante será mantener un gran nivel como local y sacar para adelante todo lo que queda en Sar: Manresa, Andorra, Joventut e incluso y porque no Barcelona y poder rascar algo fuera sobre todo en Zaragoza o Bilbao y la final que será el partido de Palencia (esperemos que ya no)

El partido representa un renacer para Obradoiro que se carga de moral para lo que viene, aparte del plus que supone ganarle a los vecinos.

Imágenes: Obradoiro CAB.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *