mayo 18, 2024
1234T
Gran Canaria2622203098
Baskonia 2217182380

Dreamland Gran Canaria

98

1234T
Gran Canaria2622203098
Baskonia 2217182380

80

Baskonia

Dreamland Gran Canaria

98

-

80

Baskonia

  • Q1
    26- 22
  • Q2
    22- 17
  • Q3
    20- 18
  • Q4
    30- 23

El Dreamland Gran Canaria arrasa al Cazoo Baskonia en su vuelta a casa y a la competición, con la brillantez de su juego coral.

Ganas. Había mucho más que ganas de volver al fortín, al Gran Canaria Arena, a casa. No lo pisábamos desde el 31 de enero y como el tan famoso gif de Titanic, parecía que habían pasado más de 84 años y esto, sin exagerar ni nada.

Soy sincera, odios los partidos un domingo por la tarde pero amo más este deporte que la situación así que, no quedaba otra que ir y apoyar a los nuestros.

Comenzó el partido con un Granca deseoso de manejar los tempos. Inauguró el marcador con un triple el padre de todos, John Shurna. Los dos conjuntos estaban tanteándose en la pista aunque los insulares ponían más ganas tanto en defensa como en ataque. Miller-McIntyre tiró de los suyos para ponerse por delante en el marcador pero Lakovic, apostó por Landesberg para frenar el acelerón baskonista. Y funcionó, vaya si funcionó el bueno de Sylven que reactivó a la escuadra insular. A la fiesta se sumó Brussino con un triplazo de los que hacen afición. A pesar del intento de los de Dusko de contrarrestar los avances de su rival, los insulares estaban haciendo un primer cuarto muy serio y mandaban en el electrónico (26-22).

El segundo cuarto comenzó con un Baskonia más acertado gracias a sendos triples de Moneke y Díaz. No se hizo esperar la reacción claretiana, a base de trabajo y garra, los de Lakovic comenzaron a distanciarse en el marcador. Primero con un matazo de Brussino al que se le sumaron tanto Slaughter como Shurna, para mantener a raya a la escuadra baskonista e irse al descanso con una cómoda renta de 9 puntos (48-39).

Juego coral made in Gran Canaria

Arrancó la segunda mitad con los insulares de nuevo a los mandos. El juego coral de Granca se hizo notar y no defraudó a los presentes. Se desesperaba Dusko con los suyos porque no eran capaces de frenar los arreones de los canarios. Brussino volvía a encestar un triple desde su casa y Bassas no quería ser menos. Aún así, los baskonistas no tiraban la toalla y, prueba de ello es que consiguieron recortar algo las distancias (68-57).

Recital amarillo para rematar la faena

El último cuarto fue un recital del Gran Canaria que quiso rematar la faena a lo grande. La versión más coral de los isleños desquició por completo a los vitorianos, que sólo podían verlas venir. Cuando no te la liaba Landesberg, lo hacía Shurna, y si no eran éstos, lo hacían los otros. Era un monólogo insular en todos los sentidos. El Baskonia jamás dio la sensación de que podía ganar este partido. Sus jugadores estaban apáticos y desconectados salvo por  Miller-McIntyre pero él sólo no podía ganar esta batalla. Por cierto, feo detalle del jugador que, tras firmar el armisticio en los segundos finales, decidió lanzarse un triple que no tocó ni el aro. O firmas la paz o no lo haces, pero esas cosas quedan fatal cuando vas perdiendo de 18 puntos. Al final, victoria de los de Jaka Lakovic con una exhibición coral y un juego muy serio por parte de los suyos, afianzándose en la cuarta plaza de la clasificación (98-80).

Y por fin entraron los tiros libres

El partido que han hecho los claretianos esta noche es de los que gustan y hacen afición. Un trabajo muy serio en ataque y más serio aún en defensa. Pero hay que hablar de la mejoría en el porcentaje de tiros libres de los insulares. El daño que nos hizo en la Copa fallar tantos tiros, con un porcentaje irrisorio de acierto, ha hecho que tanto el staff técnico como los jugadores, hayan tomado las medidas oportunas para mejorar en este aspecto.

Cuando un jugador amarillo iba a la línea de TL, se le notaba en la cara el suplicio que suponía la acción. Esta noche iban con calma, respirando profundo, con seguridad y eso, queridos míos, se notó en el acierto. Trabajazo gordo por parte de todos para lograr esta mejoría, la cual deseo con todas mis fuerzas que se mantenga el resto de temporada.

La primera batalla por una plaza en los playoff está ganada pero quedan muchas más por delante. Ahora mismo, hay que poner la mente, el cuerpo y el alma en el partido del miércoles contra el Besitkas donde nos jugamos mucho.

La competición está de regreso y yo no puedo decir otra cosa más que esta: ¡Qué bello es volver! Y más, cuando lo hacemos a lo grande.

98. Dreamland Gran Canaria (26+22+20+30): Albicy (6), Slaughter (6), Brussino (15), Shurna (11) y Happ (13) -quinteto titular-; Landesberg (15), Lammers (11), Salvó (7), Pelos (3), Kljajic (-), Prkacin (2) y Bassas (9).

80. Baskonia (22+17+18+23): Howard (5), Sedekerskis (3), Marinkovic (7), Miller-Mcintyre (24) y Costello (8) -quinteto titular-; Díez (3), Rogkavopoulos (11), Moneke (13), Kotsar (6) y Theodore (-).

Foto obtenida de la página web del Dreamland Gran Canaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *