mayo 27, 2024

Recapitulación de la temporada naranja

0

Se termina la temporada con la sensación agridulce del trabajo bien hecho sin la recompensa que se deseaba obtener a final del curso

El club zamorano presentaba su campaña en verano del año pasado con la pretensión de acceder a una de las dos plazas de ascenso que se otorgan desde la LF Challenge a la Liga Endesa. No escondían en septiembre de 2.023 con el inicio de la competición, que el principal objetivo era acabar primeras para conseguir el ascenso directo, sobre todo después de dos temporadas comprobando la dificultad de acceder a la máxima categoría del baloncesto femenino nacional a través de la Final Four, y no se equivocaban…

En las tres temporadas que han militado en la segunda categoría denominada desde la temporada 2.021/2.022 como LF Challenge, han conseguido terminar terceras (21/22) y segundas (22/23), cayendo posteriormente en la final y en la semifinal respectivamente. Este año repetían su mejor posición en la liga regular terminando segundas a una sola victoria del líder, ha sido la temporada que más cerca han estado de ascender gracias a terminar campeonas de forma directa, de hecho, han ocupado la primera plaza de la tabla clasificatoria en 16 de las 30 jornadas, siendo su último liderato en la jornada 28. En los últimos once partidos ganaron nueve encuentros y perdieron únicamente dos, terminando de forma excepcional la liga, recuperando los mejores resultados, aunque es cierto que las sensaciones no eras las mismas que las del principio de la temporada.

El entrenador naranja, Ricardo Vasconcelos, que comparte su trabajo como técnico del club zamorano con la de seleccionador nacional de su país (Portugal), consciente del potencial de su plantilla y de que diez de sus jugadoras podían participar en cualquier momento sin verse reducida la capacidad del equipo, ha tenido una estrategia de repartir salomónicamente los minutos de las integrantes del CD Zamarat, manteniendo a todas en estado de alerta y en una forma física aceptable, siendo seguramente el equipo de la LF Challenge que más jugadoras aparecían en cada partido con una participación significativa en el apartado de minutos jugados o en anotación. Es cierto que la forma de las jugadoras no ha sido la misma toda la temporada, con sus lógicos altibajos, con momentos en los que no todas aportaban lo suficiente o no tenían el mismo acierto, lo que llevó a varias derrotas en el segundo tramo de la temporada, tras ganar once partidos consecutivos al inicio, perdieron cinco encuentros en los siguientes nueve siguientes (peor racha del curso) y recuperando sensaciones gracias a las vicgtorias en los últimos once partidos, en los que ganaron nueve y perdieron únicamente dos.

Momento álgido de la temporada.

Tras esas rachas cambiantes de las naranjas, el equipo llegó al miércoles 27 de marzo al aplazado (recordado Miércoles Santo dentro de la Semana Santa zamorana) contra Osés Construcción Ardoi en el Pabellón Municipal Ángel Nieto y la mejor entrada de la temporada, luchando por el primer puesto a falta de tres jornadas, empatando ambos equipos a 22 victorias, pero con el basket average a favor de las zamoranas al ganar en Zizur Mayor (Navarra) y en la capital zamorana en la segunda vuelta, sin embargo la racha positiva de ocho victorias consecutivas se acabó en el peor momento, perdiendo en casa ante Vantage Towers Alcobendas (el único equipo con el que ha perdido los dos partidos disputados) y a domicilio contra CAB Estepona Jardín de la Costa del Sol, cediendo el primer puesto y el ascenso directo a las navarras, una situación que afectaría inevitablemente a la confianza de las jugadoras naranjas.

Las jugadoras del club zamorano recuperaron su oportunidad y a la vez la dejaron escapar entre sus dedos, pero no podemos olvidar que “el rival también juega”. Ese segundo puesto final le colocó en la eliminatoria para acceder a la Final Four contra un equipo construido para ascender y que a principio de temporada compartía objetivos con Recoletas Zamora, las baleares del Azul Marino Viajes Mallorca Palma Sant Josep que con un par de cambios al final de temporada “tirando de talonario” reforzaban el equipo. En la eliminatoria tenía la ventaja de jugar con el factor cancha a favor de las naranjas que hicieron un gran partido en las Islas Baleares y ganaron de cuatro puntos, ventaja que tuvieron que defender en casa, llegando al final a una emocionante prórroga de la que salieron airosas clasificándose para la Final Four de Estepona (Málaga).

Final Four: la pesadilla se repite.

Finalmente, las cuatro mejores escuadras de la temporada (a excepción de las ascendidas Osés Construcción Ardoi) se enfrentaban en el Pabellón Pineda de Estepona, las segundas contra las quintas (Recoletas Zamora vs CAB Estepona Jardín de la Costa del Sol) y las terceras contra las cuartas (Club Joventut Badalona vs La Cordá de Paterna NB). De estas semifinales salieron las andaluzas y catalanas como los equipos que formaban la final, ascendiendo finalmente el equipo verdinegro de Badalona (Barcelona).

Este resultado recordaba las dos temporadas anteriores en las que cayeron en la final y en semifinales, perdiendo la opción de ascender a la Liga Endesa, un auténtico trauma para un club que militó en la primera división nacional española durante nueve temporadas y que no termina de conseguir el ascenso que buscan en los últimos tres años. La directiva del CD Zamarat, el cuerpo técnico, las jugadoras naranjas y el apoyo incondicional de sus aficionados, han formado un conjunto que ha demostrado ser muy competitivo y han llegado hasta el momento de la temporada más importante con todas las opciones.

Una trayectoria con muchísimas virtudes, han sido una de las escuadras de la competición LF Challenge con unos de los mejores ataques (con 69,6 puntos de media en la liga regular), con el mejor porcentaje en lanzamientos de dos puntos (50% los 30 primeros partidos), el más taponador (2,8) y el segundo más valorado (76,5). Por el contrario, les ha lastrado toda la temporada el lanzamiento exterior, desde el 6,75 su 26% restaba muchas opciones cada choque, colocándose como el segundo peor equipo en “esas lides”, de hecho, en el momento clave del último partido fallaron un lanzamiento triple en los últimos segundos de la semifinal contra las malagueñas, que de haber entrado habría forzado una prórroga.

El balance general de la temporada es positivo, pero no notable, han permanecido entre las tres primeras de la clasificación regular durante toda la liga regular, con más del 50% de jornadas como líderes de la competición. Desgraciadamente no ha sido suficiente para empujar al equipo a la final por el ascenso, quedándose por tercera vez a las puertas de la Liga Endesa, en esta ocasión el refrán “a la tercera va la vencida” no ha podido cumplirse.

Imagen Instagram Recoletas Zamora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *