Canadá pone rumbo a las medallas (100-89)

0
1234T
Canadá26243020100
Eslovenia2426211889

Canadá

100

1234T
Canadá26243020100
Eslovenia2426211889

89

Eslovenia

Canadá

100

-

89

Eslovenia

  • Q1
    26- 24
  • Q2
    24- 26
  • Q3
    30- 21
  • Q4
    20- 18

Canadá pudo llevarse el pase a las semifinales ante Eslovenia gracias a su gran segunda parte, 50-39 de parcial, donde pusieron una marcha más en la parte física y arrollaron a una Eslovenia que peleó a base de talento pero que se quedó en la orilla. Shai Gilgeous-Alexander demostró su capacidad para disputar partidos importantes y todo su talento con 31 puntos, 10 rebotes y 40 de valoración. Por parte de Eslovenia, Luka Doncic también dió un gran espectáculo con 26 puntos y 21 de valoración, pero la defensa canadiense le hizo salir de sus casillas y también del partido, ya que fue expulsado con dos técnicas en el ecuador del último cuarto.

Tiempo de magos

El último partido de los cuartos de final comenzó con Shai Gilgeous-Alexander tratando de imponer su ritmo de juego, como así demostró con la primera canasta del encuentro. En la pelea del ritmo iba a tener al mayor rival que puede haber en este mundial, Luka Doncic, que anotaba su primer triple con un stepback marca de la casa. La igualdad entre las dos selecciones fue evidente en los primeros minutos, ya que las máximas ventajas nunca superaron los tres puntos de diferencia.

Mientras que en Canadá la mayor carga de anotación la asumía Shai, en la selección eslovena eran los jugadores secundarios, como Jaka Blazic y Klemen Prepelic, quienes golpeaban a base de triples. La defensa canadiense a Luka Doncic hacía que el jugador de los Dallas Mavericks atacase el aro y pudiera acudir a la línea de tiros libres con frecuencia por las faltas que le hacían. Los norteamericanos consiguieron sacar cuatro puntos de ventaja gracias a un triple de Lu Dort, aunque Aleksej Nikolic reduciría la diferencia hasta el 26-24 final.

El segundo cuarto comenzó con un Klemen Prepelic en racha con dos triples consecutivos  que ponían a su selección a un punto. Eslovenia se mantenía en el partido gracias al gran acierto en el tiro de tres con un 70% de efectividad hasta el momento. Canadá mantuvo un gran ritmo defensivo cuyo líder fue Dillon Brooks, que tenía como única tarea sacar de quicio a Doncic, algo en lo que tenía ayudas, ya que en el momento que había un mixed match en el que Doncic sacaba ventajas, ya tenía a todo el combinado canadiense pegado a él.

En el ecuador del cuarto, la defensa tan intensa de Canadá hizo que la gran figura eslovena recibiera su primera técnica. Algo que provocó que los pupilos de Jordi Fernández tuvieran un cambio de chip y pudieran poner cuatro puntos de ventaja. Pero Luka no paraba de inventar y de divertirse, un hecho que es lo más peligroso que puede pasar en una pista de baloncesto, que cerraba el cuarto con 17 puntos. Canadá no pudo convertir la última posesión y nos íbamos al descanso con tablas, 50-50.

Canadá: subir la marcha y arrasar

El tercer cuarto ya estaba en marcha y, en los primeros compases, la igualdad y la intensidad se mantenían como la tónica del partido. Canadá volvía a buscar la velocidad y su ventaja física, algo que le devolvía el mando, en este caso por 7 puntos gracias a un gran triple de Dillon Brooks, que se encontraba cómodo ya que el encuentro estaba yendo por el camino que pretendía su selección.

Canadá consiguió ponerse diez puntos por encima en el marcador gracias en gran medida a su defensa, que estaba consiguiendo algo tan difícil como que Luka Doncic no pudiera ni recibir el balón. El dominio americano seguía siendo cada vez más contundente, llegando a los 16 puntos de ventaja, demostrando que han venido para intentar conseguir algo tan grande como el primer mundial para su país. Luka Doncic luchaba para acortar las diferencias y la redujo a 11 puntos. Klemen Prepelic anotó dos tiros libres que ponían el 80-71 que le daba esperanzas a Eslovenia.

El último periodo comenzó con RJ Barrett devorando el aro con un gran mate, acompañado de una gran asistencia de Kelly Olynyk. Los canadienses conseguían seguir aumentando la renta con mucha facilidad, lo que hacía presagiar que un giro en el partido era prácticamente imposible. Más aún con Dillon Brooks enrachado desde la línea de tres, volviendo a aumentar la renta a los 16 puntos.

Y si alguien tenía alguna duda de que el partido ya estaba muy cuesta arriba para los eslovenos, llegó la segunda técnica de Doncic, lo que significaba su expulsión del partido. Otro que también fue expulsado fue Dillon Brooks por técnica y antideportiva. Aún así, no se rendían los eslovenos, que reducían la desventaja a once puntos liderados por

Klemen Prepelic. Pero Shai Gilgeous-Alexander exterminaba las esperanzas eslovenas jugando con mucha inteligencia y con el talento que ya venía enseñando durante las dos fases de grupos. Al final, Canadá se iba a la lucha por las medallas tras ganar por 100-89.

CanadáKyle Alexander (2), Nickeil Alexander-Walker (14), RJ Barrett (24), Trae Bell-Haynes (-), Dillon Brooks (14), Lu Dort (8), Zach Edey (-), Melvin Ejim (0), Shai Gilgeous-Alexander (31), Kelly Olynyk (7), Dwight Powell (0), Phil Scrubb (-)
EsloveniaZiga Samar (-), Aleksej Nikolic (8), Klemen Prepelic (22), Mike Tobey (8), Jaka Blazic (3), Gregor Hrovat (7), Ziga Dimec (2), Zoran Dragic (10), Bine Prepelic (0), Gregor Glas (-), Jakob Cebasek (3), Luka Doncic (26)
 Partido jugado en el Manila Mall Of Asia Arena

FOTO DE FIBA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *