mayo 29, 2024

Quizás la injusticia del silencio nos haga sacar conclusiones erróneas de las personas. Y eso es lo que me pasaba a mí con este gran hombre. He entendido mucho de su sacrificio a partir de la rueda de prensa, última del Cáceres Patrimonio de la Humanidad.

Sin escucharla, me hubiera metido a juzgar y prejuzgar con el desconocimiento de su trabajo. Y es ahora cuando digo: ¡Chapó!

Entiendo su sacrificio, aunque también ha sido su elección el vivir lejos de su familia. Y eso tiene que ser duro. Llegar a una casa vacía y no poder contar con abrazos, besos y demás… tiene que joder.

Alberto Blanco no trabaja en el baloncesto. Alberto sufre el baloncesto. Yo lo he visto esconderse en los minutos finales de un partido intentando ser ajeno a un resultado. De Alberto Blanco solo puedo tener admiración. Aún recuerdo el partido en el Pisuerga, que yo daba por ganado, él me decía que no y no le faltaba razón.

Desconozco su labor intrínseca en el club. Sé de las horas que le ha dedicado al club. Desconozco sus emolumentos, pero fueran los que fueran pocos son.

Cáceres Patrimonio de la Humanidad ha tenido dos caras. Y no sé cuánta culpa tiene de la primera, pero sí sé que en la segunda cara supo estar a la altura.

Creo que Alberto Blanco llegó tarde a Cáceres, llegó en silencio. Ese hombre delgado, con los hombros hacia abajo que jamás negó un saludo, una risa o un guiño. Un hombre que con Basket Pasión ha sido pura educación y desde aquí, Alberto, gracias.

Sé que nos has dicho que te tomarás unos días para decidir tu futuro y creo que harías flaco favor a la ciudad de Cáceres y a la penosa afición que tenemos si decidieras irte. Creo que debemos disfrutarte una temporada entera.

Sé que te han gritado en partidos, y lo ha hecho estos que dicen entender de baloncesto y no tienen ni puta idea. Creo que eres un tío integro, que hasta salud te has dejado por el camino. Sé que has tenido días y días con la oreja caliente por las llamadas. Y si en algo puedo influir en tu decisión: ¡quédate!

Pero te propongo algo. No reduzcas el aforo del pabellón. Generemos una política de captación de aficionados. Hagamos del Pabellón Multiusos un Palacio de los Deportes. Sabes que me he ofrecido al club para ayudar desde mi humildad, pero quizás tenga alguna idea guapa que pueda ayudar.

Firma con Kostas Vasileiadis que sea nuestro embajador, aunque sea de manera honorífica.

Pero te lo pido por favor. No te vayas. Pues Cáceres te necesita por doquier. Y perdona que me hay equivocado en juicios y prejuicios. Estaba ciego y no sabía dónde mirar.

Si te quedas, Cáceres tendrá su primer buen fichaje.

Un saludo y perdona.

Mi nota: 10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *