Donde dije digo, digo Diego

0

Son numerosas las veces que he comparado el baloncesto con otros deportes, diciendo del deporte de la canasta que es deporte de caballeros respecto a esos otros; especialmente con referencia al fútbol.

Siempre he dicho que el fútbol genera odio y que la mayoría de ese odio generado viene por culpa de los medios de comunicación, que han pasado de informar a intentar llamar la atención a costa de lo que sea.

Pero hoy me tengo que tragar mis palabras. Hoy me toca denunciar públicamente al deporte del balón naranja. Ayer hubo una batalla campal en un palacio. En el Palacio de los Deportes de Madrid, que ayer fue de todo menos palacio.

Y no me pararé a explicar qué pasó pues creo que eso lo hará nuestro amigo Álvaro para Basket Pasión. El analizará esa fase de juego, si se puede definir como juego.

Pero lo visto ayer y lo que vieron ayer muchos aficionados tanto presencialmente como por televisión, es deleznable, es literalmente un asco. Y tengo que ser crítico con mi deporte pues lo he sido con otros deportes.

Lo que sí diré es que hubo 11 expulsados por parte del Partizan de Belgrado y 10 por parte del Real Madrid. Y también apostillar que, ya metida la pata hasta el fondo, la lección de Zelco Obradovic en su discurso comparado con el de Chus Mateo, al que le deben quedar pocas horas en el club blanco por diferentes motivos.

Pero todo lo que ocurrió ayer sería todavía peor, si algo peor tuviera cabida en ello, si Competición o el organismo competente no tiene una actuación dura contra todo el que intervino ayer en la tangana y contra los dos clubes. Las sanciones deben ser ejemplares. Esto no puede volver a ocurrir.

Y también aprovecho para denunciar públicamente al diario deportivo AS en su intención de reclamar lectores, con un titular vomitivo que dice: ¡Raúl, en el ajo de la pelea. Y muestra un video corto (de DAZN) donde se ve al exjugador pero para nada estaba en el ajo.

¡Qué asquito de prensa!

Toca esperar sanciones, que han de ser gordas y serias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *