mayo 24, 2024

Ganar o sufrir… y viene un Tizona hambriento

0

La jornada 33 en LEB Oro presenta uno de los duelos más esperados de la temporada en Torrelavega, en un Vicente Trueba ambientado al máximo para recibir al equipo revelación de esta temporada, Club Baloncesto Tizona, que a las 19:00h del sábado 4 de mayo está citado como rival del Grupo Alega Cantabria que se toma este partido como una final, ya que busca ansiosamente una victoria que sentencie de una vez la permanencia, objetivo que lleva trabajando en las últimas jornadas sin ningún éxito.

Dos rivales con distinto recorrido

Si la temporada anterior fue el Grupo Alega la sorpresa de la liga (sobre todo en la primera mitad), en ésta actual le ha tocado al Tizona de Burgos ese papel, pero mejorando en mucho lo esperado, en números y continuidad.

En cuanto a este partido se siente como una final, o una similar sensación es la que transmite todo el equipo y aficionados del Grupo Alega Cantabria. Ya lo comenta el entrenador local, David Mangas que en entrevista previa dijo: “para nosotros es un partido clave, es una final de las dos que nos quedan para certificar la permanencia”.

Se dan varios aspectos que conllevan a ese sentimiento de cita importante y determinante, último partido a jugar en casa, dependen de sí mismos, y el rival a batir no puede ser más complicado y es que a Torrelavega llega el equipo con mejores sensaciones de toda la temporada, extraordinarios números, sobretodo en anotación que media los 88,9 puntos por partido, realizando ataques inmediatos y jugando el ritmo más rápido de todos los equipos de esta liga.

En el partido de ida, allá por Noviembre de 2023, Tizona se llevó el partido por un 93-84, bastante igualado hasta el final del tercer cuarto consiguiendo una ligera ventaja que mantendrían para conseguir la victoria. Llegan con una derrota en su último partido en su cancha contra Menorca, lo que le ha hecho perder casi todas las opciones a luchar por la primera plaza de la tabla, difícil misión pero no imposible, aún quedan dos jornadas pero todos los equipos de cabeza están exhibiendo un grandísimo nivel de juego, lo que dificulta superarse entre sí.

El conjunto burgalés ascendido esta misma temporada, es la revelación absoluta, ya que no solamente se ha adaptado al ritmo y dificultad de LEB Oro, sino que ha superado con buena solvencia muchos de los partidos, codeándose con los más potentes, haciéndose grande y uno de los aspirantes al ascenso mediante el playoff, incluso con opciones para el ascenso directo en las últimas jornadas. Un equipo compuesto de jugadores en muy buen estado de forma, con efectiva distribución de minutos en todos ellos, repartiéndose los puntos, rebotes y asistencias de una forma bastante alterna. Jugadores como Parrado, Seoane, o Pacheco, pueden ser los anotadores una jornada u otros como Jofresa, Alonso, Díaz o Vila serlo en la siguiente, de la misma manera en rebotes donde el dominador es Thiam, pero cualquiera de ellos contribuye en esta importante labor. Y para no olvidar al jovencísimo y prometedor Saint-Supery que aterrizó en Burgos esta temporada para sustituir la marcha de Didac Cuevas a media temporada, y está rompiendo el juego, mostrando un liderazgo y una capacidad en muchos aspectos del juego que lo convierten en una de las estrellas de la liga. Cuentan con una importante baja, como es Cremo, uno de los bastiones del equipo.

Por parte de los cántabros, no se esperan bajas para afrontar este reto tan importante. Vienen de perder en una dura visita a Lleida donde cosechó una derrota después de un partido loco y donde se mostraron en pocos minutos las dos versiones de esta temporada del Grupo Alega y de otra dura derrota en casa frente al Estudiantes. Se hace larga la temporada para los de David Mangas, y más con la ansiada necesidad de conseguir una victoria que establezca la paz y seguridad de la permanencia. Esperemos que todos los integrantes de esta plantilla puedan exponer su mejor rendimiento y no verse afectados otra vez más en sucesos ni lesiones que limitan el juego coral del equipo. La mala suerte en lesiones y situaciones inesperadas han supuesto un handicap en cada partido, no pudiendo desarrollar el plan de partido completamente. La experiencia de Bulic y Milovanovic en el juego bajo el aro, la movilidad de Da Silva, la fuerza de Niang y Etxeguren en la zona, para completar todo el juego interior, más la versatilidad de Nogués, Voytso y Sierra, con su combinación de tiro exterior, penetración y cambios de asignación en defensa, la necesaria aportación en ataque desde el exterior de Klavzar y Tabb, la fluidez y control del equipo de Sans, con la generación y desatasco en ataques de Lisboa, todos ellos con sus distintas características son muy necesarios para conseguir competir todos los minutos contra un rival que llega con una misma dinámica positiva y regularidad toda la temporada.

Se espera un partidazo, con dos estilos muy distintos, con necesidades desiguales, en un ambiente de exigencia y empuje desde la grada. Solo uno conseguirá el éxito, lo que mantendría bien agarrado a los puestos más altos y definir la posición más cómoda en playoff a los de Burgos, y por parte del Grupo Alega Cantabria dejar de mirar a Melilla y Castelló en sus respectivos partidos, y por supuesto evitar al máximo dejar toda la temporada pendiente de un último partido a jugar a cara de perro en la última jornada contra el Castelló en su feudo. Nadie quiere eso, ni pensarlo.

Veremos cómo se desarrolla esta determinante jornada mientras disfrutamos del buen baloncesto que está mostrando esta atractiva LEB Oro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *