Y es el tiempo que nos toca vivir a estos quienes amamos el baloncesto. El impás del término de una temporada e inicio de un nuevo proyecto en el baloncesto se viene cumpliendo a principios de junio si uno no alcanza los soñados playoffs.

Y ese es el caso del Cáceres Patrimonio de la Humanidad que, ya descendido, tiene que organizarse para preparar un proyecto emergente que guste al aficionado.

Todos pensábamos que los movimientos iban a ser rápidos tras la pregunta en rueda de prensa de uno de la directiva a Arturo Álvarez (por cierto, allá donde estés mis mejores deseos de triunfo). Uno lanzó el guante y otro lo recogió.

Pero es evidente que las cosas no fueron como todos deseamos. Arturo decidió la opción rumana y allí se fue. Insisto que no sé el motivo ni voy a indagar ahora en él.

Alguien gritaba en rueda de prensa a un capitán brutal como es Dani Rodríguez, que molaría un proyecto en LEB Plata de manos del base. Pero mi grito cayó, seguramente, en el olvido.

¡Qué bueno de la mano de Dani!

Lo claro es que es 8 de junio y en el Cáceres Patrimonio de la Humanidad no hay movimientos ningunos. Tan si quiera está confirmado que el Director Deportivo, un tío grande y honrado, quede claro, no tiene confirmado su presencia.

No sé si alguien está esperando a la posibilidad de compra de plaza, pero sería craso error. El fallo del Cáceres Patrimonio de la Humanidad no viene de esta temporada solo. Ya viene de atrás. Y que no nos despiste el que entrásemos en playoffs hace dos tres temporadas. Fue casualidad y fue origen de Basket Pasión.

Creo, desde la humildad, que debemos competir en una codiciada LEB Plata a quien algunos quieren llamar 2ª o 3ª división FEB. Creo que debemos regenerarnos desde abajo y no cometer los errores que se han cometido.

Pero hay que empezar a fichar. A fichar a conciencia porque, aunque desde Basket Pasión tenemos respeto a todos los jugadores, la temporada que fenece se fichó a Remu Raitanen, Juanjo Santana y Pablo Rodrigo que venían de equipos descendidos. Y creedme que son tíos sensacionales.

Grandes personas en Cáceres

Yo le pediría, pero yo no soy nadie, y soñar es gratis, a Pau Carreño (a quien llevaré siempre en mi corazón y a quien seguiré de por vida) que Cáceres es de Oro y el lo puede hacer. Lo mismo que un tío que va a ser codiciado, Dikembe André, que la LEB Plata es una maravilla y que pueden triunfar. Pero no soy yo quien ha de tomar esas decisiones.

Cáceres Patrimonio de la Humanidad debe centrarse en Plata en un proyecto que guste. Porque la afición de Cáceres va apoyar siempre, eso es seguro.

Pero para hacer un proyecto serio necesitamos colaboradores y patrocinadores. Porque si es cierto que el marrón económico parte de unos locos que aman esto. Necesitamos gente como vosotros (R. F.), porque sin vosotros esto se hunde. Lo hemos hablado por teléfono. Dadle una vuelta y seguir apoyando a este club histórico.

Generemos un genial proyecto entre todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *