mayo 18, 2024
1234T
RMB1423222786
FCB1320172979

Real Madrid Baloncesto

86

1234T
RMB1423222786
FCB1320172979

79

FC Barcelona

Real Madrid Baloncesto

86

-

79

FC Barcelona

  • Q1
    14- 13
  • Q2
    23- 20
  • Q3
    22- 17
  • Q4
    27- 29

El Barça cae derrotado ante el Real Madrid en el Wizink Center (86-79) y se disparan las dudas sobre el equipo y Roger Grimau. Los locales fueron muy superiores al Barça durante todo el partido, aunque los catalanes no se desengancharon del partido en ningún momento

Era el escenario ideal para disipar cualquier duda en general, ganar al Real Madrid en el Wizink y poner un 3/3 inicial daría un plus de confianza al equipo y a la misma afición. El final de esta historia no fue un final feliz, de hecho, fue todo lo contrario. El Barça cayó derrotado ante un normal Real Madrid y los blancos se ponen líderes con 3 victorias consecutivas, mientras que el club catalán es sexto en la clasificación.

El partido iniciaba con una rápida canasta de Jan Vesely tras el salto inicial, pero los locales reaccionaban al instante con un parcial de 11-0. Jabari Parker recortaba distancias tras salir después de un tiempo muerto que Grimau pidió urgentemente. Salían desde el banquillo Willy y Darío para dar la vuelta al marcador.

El pívot no tuvo un buen inicio de partido, estuvo fallón desde la pintura y desde el tiro libre, nuevamente. 3/13 en tiros libres en este inicio de liga para Willy, números que no concuerdan con su calidad. Brizuela en cambio, cambió el partido y acercó al Barça tan solo 1 punto del conjunto entrenado por Chus Mateo.

Tras el 14-13 del primer período, el Barça aguantaba la envestida inicial del Madrid. Iniciaba el segundo cuarto con un seguido de despistes por parte del Madrid que aprovechaba el Barça, vía Rokas Jokubatis, para ponerse por delante por primera vez en el partido. Pero en mitad del segundo período apareció el que sería el MVP del partido, Vincent Poirier. El francés se hizo con el partido y con la espalda de Willy, que veía como en tres ocasiones le cogía la espalda y acababa en alley-op. Fue uno de los errores más graves del partido y que Grimau no supo corregir nunca.

Pese a Brizuela con dos triples seguidos, cada ataque del conjunto blanco acababa en canasta, sobre todo por Dzanan Musa, que acabó anotando cuatro canastas seguidas. Los jugadores enfilaban al descanso con ventaja para el Madrid, 37-33.

Tras la media parte, el equipo de la capital puso una sexta marcha y adelantó por la derecha a un Barça roto en defensa. Parcial de 11-3 en contra para el Barça y se desenganchaban del partido, con una desventaja de 14 puntos. Willy seguía errando desde la línea de tiro libre, quién sabe si por desconfianza o por la presión del Wizink Center, su antigua casa.

En el último cuarto y con 10 puntos de ventaja para los blancos, el Barça se desarmaba para intentar lograr la canasta rápida que acercarse al equipo al Madrid. Pero, con un Sergio LLull estelar en estos últimos minutos y con un Campazzoal que le ha sentado de lujo la vuelta a España, al Madrid no se le iba a escapar este partido, 72-62.

Thomas Satoransky apareció en estos minutos finales para protagonizar la jugada del partido, mate en la cara de Poirier que no sirvió para mucho, de hecho, sirvió para que expulsasen al mismo Sato después de recibir una falta técnica por encararse con el francés. Después de esto, el Barça tiró definitivamente la toalla y fue derrotado en el Wizink Center por 86-79.

En ningún momento del partido daba la sensación de que el conjunto blaugrana podía acabar ganando ese partido, ni tan solo cuando iban por delante en el marcador. Ante un Real Madrid de lo más “normalito”, el Barça no tuvo ni una opción de llevarse el partido. Ante la baja de Tavares todo era felicidad, pero apareció Diagne con sus 16 años y le comió la tostada a Vesely.

Un Barça que debe aspirar a ganar todos los títulos no puede permitirse el lujo de no transmitir nada en la pista. Además, el Barça debe ser competitivo siempre, sean los jugadores que sean, y si los del primer plantel no están bien, hay que mirar la cantera que para eso está y se trabaja en ella.

No hay que buscar culpables, pero si hay que buscar soluciones para levantar esta situación de máxima tensión, y que mejor manera que debutando con victoria en la Euroliga este jueves. El Palau dictará sentencia, y estará atento a las reacciones desde el banquillo, donde Roger Grimau tendrá un láser apuntándole en la frente. El técnico catalán no está cuajando en el equipo y, sobre todo, entre la afición, quienes lo tachan de un entrenador que no tiene nivel suficiente para dirigir a todo un Barça.

Duele ver en esta situación a una leyenda del club como Roger, y por eso, hay que darle un voto de confianza al técnico que como se dice “lleva tres días aquí”. La clave para valorar su nivel real son estos dos siguientes partidos como local, ante el Efes en Euroliga y ante un recién ascendido como el Morabanc Andorra en ACB

Por lo tanto, este jueves empieza la Euroliga, la competición soñada que todo culé quiere y que no se consigue precisamente desde que Grimau era capitán del Barça. Así que confiemos en las casualidades y veamos que sucede con el Barça por Europa.

Parciales: 14-13 / 23-20 / 22-17 / 27-29

FICHA TÉCNICA

Real Madrid (86): Campazzo (17), Abalde (2), Musa (13), Yabusele (3), Diagne (9), Causeur (-), Rudy Fernández (4), Henzonja (5), Sergio Rodríguez (-), Llull (9), Poirier (22), Ndiaye (2).

Barça (79): Laprovittola (10), Satoransky (2), Parker (7), Kalinic (10), Vesely (2, Brizuela (14), Willy Hernangómez (4), Abrines (3), Da Silva (-), Jokubaitis (12), Nnaji (8), Da Silva (2) y Parra (5).

Árbitros: Martín Caballero, Juan de Dios Oyón y Joaquín García.

Fotos extraídas del Twitter del FCB

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *