mayo 20, 2024
1234T
Varsovia2021192383
Bilbao1514201564

Legia de Varsovia

83

1234T
Varsovia2021192383
Bilbao1514201564

64

Surne Bilbao Basket

Legia de Varsovia

83

-

64

Surne Bilbao Basket

  • Q1
    20- 15
  • Q2
    21- 14
  • Q3
    19- 20
  • Q4
    23- 15

Sí, efectivamente, ya ha terminado el partido de ida y gracias a lo que queráis que he sido capaz de soportar 40 minutos de aberración baloncestística para escribir esta crónica, voy avisando de que estoy muy mosqueado pero voy a morderme la lengua todo lo posible, porque para escribir rabiando como un perro tengo otro sitio que empieza por X.

El partido empezó con un Bilbao Basket que estaba a caballo entre cansado y derrotado y con más nervios que yo en una comida familiar con mi familia política. Por otro lado, el Legia tenía un plan claro, cerrarse en el interior negando el juego a nuestros pívots, sobre todo a Sacha Killeya – Jones, y aprovechar su 40% de acierto desde el triple para rompernos desde el minuto 1, cosa que hizo gracias a un parcial de 20 a 15.

En el segundo cuarto la dinámica siguió siendo la misma, con un Bilbao Basket dormido y sin encontrarse cómodo en el encuentro y un Legia cerrado en defensa y tirándose hasta las zapatillas desde el 6.75 en ataque. Aquí tendría que hablar de que a falta de 5 minutos el equipo cambió de actitud y fue capaz de cambiar la dinámica pero aunque la vuelta de Sacha sí que revolucionó un poco al equipo os mentiría y gracias a un parcial de 21 a 14 el marcador se fue al descanso en un doloroso 41 a 29.

¿Cambiará la cosa? Spoiler, no

A la vuelta de los vestuarios y conmigo con unas ganas terribles de tirar el ordenador por la ventana del mosqueo que tenía la situación fue la misma y mientras que la diferencia en el marcador iba aumentando mi cabreo lo hacía mucho más. Quitando Sacha y Hornsby en ciertos casos ninguno de los jugadores parecía querer jugar este encuentro y su intensidad fue prácticamente nula y aunque sí que pareció que los hombres de negro despertaban algo fue una ilusión y el partido se fue al último cuarto en un cómodo 60 a 49 gracias a un tercer cuarto en el que la anotación fue de 19 a 20.

Por desgracia en este caso en el baloncesto hay cuatro cuartos y hay que jugarlos sí o sí, salvo catástrofe. Para poner la guinda al pastel el equipo salió a verlas venir, al igual que en los tres primeros cuartos, mientras que los polacos siguieron jugando a su juego, que tampoco fue bueno pero lo suficientemente bueno como para hundirnos en la mierda, y gracias a ello consiguieron poner pie y tres cuartos en semifinales gracias a acabar el partido 83 a 64 con un último parcial de 23 a 15.

Como he dicho al principio del artículo estoy muy enfadado con este partido, éramos favoritos para ganar y si hubiéramos hecho un partido serio habríamos pasado por encima del Legia como una apisonadora. Por el contrarío y no sé si pensando en el partido trascendental que tenemos este domingo los hombres de negro salieron con intensidad negativa y echando a tomar por culo todo lo remado en las fases previas. Sinceramente, viendo el resultado final y la actitud de este equipo cuando empiezan a fallar las cosas, en este caso el acierto en todos los tiros, creo muy poco en la remontada por no decir que no creo nada.

Estadísticas para no dormir

Como he dicho en el párrafo anterior el mayor determinante de este encuentro, dejando a un lado la actitud de mierda que hemos tenido, ha sido el acierto. Mientras que el acierto de tiros de dos lo ganamos con un 41.2% (21 aciertos en 51 tiros) frente a un 35.3% (12 aciertos de 34 tiros) el porcentaje de acierto desde la línea del triple se detona y acabamos el encuentro acertando un único triple en 19 intentos (5.3%) mientras que ellos anotaban 13 triples de 27 intentos (48.1%). Es muy difícil, por no decir imposible,ganar un partido si tu acierto es tan malo. Otro de los apartados que perdemos es el de las asistencia con un 23 a 16 y si me soléis leer sabréis que este equipo, para jugar cómodo, tiene que pasar de las 20 asistencias.

Respecto al apartado individual y sobreponiéndose a la defensa cerrada del Legia tenemos a Sacha Killeya – Jones el cual acabó el encuentro con 18 puntos y 6 rebotes y Tryggvi Hlinason que terminó formando 10 puntos, 9 rebotes y 1 asistencia. Como representante en el apartado exterior tenemos a Adam Smith con 10 puntos, 6 asistencias y 5 rebotes. En el otro lado de la moneda tenemos al chaval Thijs De Ridder, que solo fue capaz de sumar 5 rebotes en todo lo que jugó y Alex Renfroe que aunque sus números sean 7 puntos, 6 asistencias y 4 rebotes no me gustó nada su selección de tiro.

Por parte del equipo polaco tenemos a cinco jugadores con 10 puntos o más, los cuales son Holman (16 puntos, 3 asistencias y 2 rebotes), Vital (13 puntos, 8 asistencias y 6 rebotes), Cowels (12 puntos y 3 rebotes), Jackson (10 puntos, 5 asistencias y 3 rebotes) y Ponitka (10 puntos, 3 rebotes y 4 asistencias). Por otro lado, los otros tres jugadores que han puntuado en este encuentro han acabado con 8 y 6 puntos.

A fin de cuentas, espero que esta derrota sea porque el equipo se está centrando en un partido clave para la salvación, el cual es este domingo a las 17:00 en Granada. Por mi parte termino ya la crónica y me voy a tomar una tila porque ha pasado un rato desde que ha acabado el partido y no se me baja el mosqueo. Nos leemos esta semana en el partido de la previa del Granada. Agur.

(Imagen de la FIBA Europe Cup)

Parciales: 20 – 15, 21 – 14, 19 – 20 y 23 -15.

Estadísticas individuales:

– Legia de Varsovia: Holman (16, 3, 2), Vital (13, 8, 6), Cowels (12, 0, 3), Jackson (10, 5, 3), Ponitka (10, 3, 4), Kolenda (8, 2, 2), Sobin (8, 2, 11), Wyka (6, 0, 5) y Kulka (0, 0, 1).

– Bilbao Basket: Killeya – Jones (18, 0, 6), Hlinason (10, 1, 9), Smith (10, 6, 5), Pantzar (9, 1, 3), Renfroe (7, 6, 4), Hornsby (5, 1, 3), Andersson (3, 1, 4), Reyes (2, 0, 4), De Ridder (0, 0, 5) y Rigo (0, 0, 0).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *