mayo 20, 2024

Y no te conozco, pero…

0

Apareciste no hace mucho en este proyecto que hoy nos une. Lo hiciste como eres, sigiloso, charlatán de principio. Educado siempre y sobre todo vocacional. Entraste callado en tu saber, electo en tu escribir, errante en un proyecto que desconocías al que dijiste “sí” tan solo por una conversación de apenas dos minutos.

Reconozco que desconfié de ti. Te lo he dicho varias veces (de ti y de Verena). Y mirar ahora. Te has convertido en pieza brutal en esto. Indispensable para mí, para el futuro de esto que seguimos montando y de donde seguimos creciendo.

No porque seas nuestra Wikipedia, que ya quisieran grandes marcas tener una así. Docta, andante, tácita y puntual en cualquier grupo que necesitase un dato.

No quiero desmejorar a los demás porque todos hacen un trabajo de la hostia, pero sí déjame que te ensalce en tu manera de ser, en tu entrega o en ese “gracias” que soltaste hoy a Gema (joven increíble) que tan solo quería hacerte trabajar menos.

De eso se trata Basket Pasión. Por eso somos Basket Pasión. Somos familia y quizás no seas el padre, pero si eres ese hermano que hasta fuera de todo esto he necesitado, he llamado y me ha respondido.

Eres el más claro ejemplo de lo que un ser humano debe ser y ahí… ¡te envidio! Jamás llegaré a tener tanta calidad humana.

Tono de voz discorde a lo que una imagen pueda dar de ti. Sonrisa oculta en una barba quizás por la vergüenza de declarar sentimientos. Tío de los más legales.

Guille, y no fiaba de ti.

Esa es de las grandes penas que la distancia no me deje saborear un apretón de manos, o unas risas con una cerveza cerca y fíjate, cabrón, que hemos vivido cerca. Y que adoro Cádiz donde prometo volver pronto por todo lo que me une allí.

Guille, permíteme que te siga llamando Will, no se me da bien adular a chicos pues soy más bien del gusto del otro lado. Pero si todo mi reconocimiento ante tanta responsabilidad adquirida. Ante tanto amor, sí, por raro que te parezca, que expandes.

Si pudiera elegir entre diez personas actuales para tenerlas en mi vida, consigues estar en TOP ten. Sé que no es mucho mérito. Que este que hoy te alaba y te adora no es nadie. Pero esa lista es mía y estás en ella.

Gracias por tanta bondad y tanta pasión. Y curioso es que aunque estas palabras sean mías, seguro que todos estos cabrones que figuran y trabajan a destajo en Basket Pasión se hacen partícipes de esto que hoy siento y te escribo.

No te debo una cerveza. Te debo una vida.

Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *